Siempre aconsejo comprar verduras y frutas de estación, y ahora se está hablando mucho del tema (por suerte).

Para quienes están empezando a experimentar con una alimentación más saludable, o son nuevos en el tema, además de productos de estación lo ideal es comprarlos de productores locales les cuento algunas razones para elegirlos:

  • Están en su punto justo de maduración y esto significa que tienen todos los nutrientes que deben tener, porque estuvieron en la planta el tiempo suficiente.

  • Tienen mejor sabor y mejor precio.

  • Podés ir a ver dónde y cómo se produce lo que comprás.

  • Son más amigables con el medio ambiente, ya que no han sido transportados usando combustibles que contaminan.

  • Ayudás a productores locales a prosperar y a seguir produciendo alimentos de calidad.

  • Contribuís a generar oportunidades de empleo estable en la comunidad.

Esta vez hablemos de los espárragos, porque al menos en mi experiencia con mis pacientes, no son tan populares y creo que nos estamos perdiendo algo…

Los espárragos son los de los primeros en aparecer cuando empieza a aumentar la temperatura, y hay que aprovecharlos ya que esta es su estación y no duran mucho, unos dos meses y no hay más hasta el año que viene.

Me pareció útil, empezar con algunos tips para quienes no están muy familiarizados con estos tallos verdes riquísimos….¡a ver si los tiento para incluirlos como novedad de la temporada!

1 – Elegilos medianos…ni muy finitos ni muy gruesos:

Si son ultra delgados tipo “lápiz” se cocinan muy rápido, y quedan flojos y blandos. Pero los espárragos gruesos y anchos son de textura leñosa y fibrosa; también tienen menos sabor que las variedades medianas. Si sólo encuentran tallos flacos, conviene utilizarlos para guarniciones crudas así no cabe posibilidad de cocinarlos de más. Los más gruesos en cambio, conviene hacerlos grillados o al horno que es una cocción más lenta y prolongada, para concentrar un poco más el sabor y que no queden “agüados”.

2- Los espárragos NO se pelan:

Con sólo retirar las partes duras de la base del tallo es suficiente, bien lavados ya están listos para la preparación que elijan, esto es una ventaja para los que no quieren dedicarle mucho tiempo a la cocina.

3- Cortar lo justo:

La parte más leñosa del final del tallo del espárrago se puede cortar simplemente doblando y quebrándolo con los dedos… pero esto lleva tiempo y a veces hace que desechemos demasiado; mi recomendación es que lo hagan con un cuchillo bien filoso y la cantidad justa para aprovecharlos al máximo.

4- Blanquearlos: 

No importa cómo los vayas a preparar… el blanqueo previo funciona como inicio de la cocción y te asegura que no queden crudos por dentro, si deciden grillarlos o saltearlos.

¿Cómo se blanquean? Muy fácil: los lavás bien, y los sumergís en agua hirviendo durante 1 a 3 minutos (según el tamaño de los tallos); si los dejas más tiempo se hierven y quedan blandos, la verdad no lo recomiendo.

5- Shock de frio:

Esto ayuda a frenar la cocción y evita que se pasen. Por eso, justo después de blanquearlos hay que pasarlos con un colador o espumadera a un bowl con agua fría (o ponerlos debajo de la canilla si no son muchos también funciona).

Ahora bien…vayamos al valor nutricional de los espárragos

  • Son uno de los vegetales más balanceados: tienen vitamina A, E, K; vitaminas hidrosolubres como tiamina, riboflavina, niacina, vitamina B6 y minerales como magnesio, zinc, selenio, hierro, cobre, manganeso y fibra.

Aportan una cantidad significativa de Acido Fólico: una porción de espárragos aporta la mitad de la dosis diaria recomendada de ácido fólico – para la USRDA 40% es excelente, la cual mantiene tu corazón sano y es necesario para la reproducción celular, especialmente para la médula ósea, el crecimiento normal, la prevención de la anemia y enfermedades hepáticas.

¿Cómo los preparamos? 

En guarniciones, salteados, con ajo o con otros vegetales de estación…¡a crear!

Pasos:

1- Lavar y cortar las partes duras de un paquete de espárragos.

2- Picar 2 o 3 dientes de ajo

3- En una sartén a fuego medio-alto colocar 3 cucharadas de aceite de oliva, una vez caliente agregar el ajo y revolver para que suelte sus aromas y sabor

4- Agregar los espárragos crudos, mezclar bien y cocinar tapados durante 10 minutos

Por Valeria López

(Nutricionista egresada de la Universidad Barceló, especialista en Nutrición Clínica y Obesidad de la Univ. Favaloro y Health Coach Certificada del Institute of Integrative Nutrition de New York, USA. 

Con su Marca Wholy Choices practica la Nutrición Holística y Coaching para cambio de hábitos y educación nutricional)

Datos de contacto:

WhatsApp +54 911 5017 1404 

Sweden Cel. +46 70 578 8177

Instagram: @wholychoices

Facebook: Wholy Choices by Vale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

¿Por qué sin lácteos es mejor?

Por Lic. En Nutrición Valeria López MN 3598 – Health Coach Certificada Instute of In…