El Club San Andrés forma parte de la Comunidad Ampliada San Andrés, que nuclea a todas las instituciones que tuvieron su origen con la llegada de inmigrantes escoceses fundadores de la Iglesia Presbiteriana San Andrés en 1825 y de la Escuela Escocesa San Andrés en 1838. “El deseo desde el club es que los socios se sientan parte de la Comunidad Ampliada y puedan aprovechar sus posibilidades”, anticipa Máximo Rohm.

¿Cómo se inicia el Club San Andrés y quiénes promovieron su creación?

A partir del espíritu de compañerismo que surge en el colegio San Andrés, de la necesidad de lograr una continuidad en la práctica de actividades deportivas/culturales y de la voluntad de mantener el contacto entre la escuela y los alumnos egresados, un grupo de exalumnos junto con el director del colegio fundan en 1911 el Club San Andrés, asociación civil sin fines de lucro.

Para quienes no conocen el club, ¿cómo lo definiría?

El Club San Andrés es parte de una larga historia y se identifica con los ideales de humildad, solidaridad y esfuerzo que caracterizaron a los colonos escoceses que llegaron a nuestras tierras a principios del siglo XIX. Es una institución en crecimiento, alineada con los valores que implican los deportes de equipo como el hockey y el rugby (respeto, honestidad, amistad, superación, compromiso), que está brindando un espacio para que las familias sean parte del sentimiento de pertenencia y colaboración.

¿Por qué se instalaron en el partido de Tigre, más precisa- mente en Benavídez?

Llegamos aquí gracias a un gesto de enorme generosidad de un socio del club que donó el predio de siete hectáreas que hoy es nuestra sede propia. Hoy contamos con 1.350 socios, de los cuales más de 700 son infantiles, lo cual refleja el potencial de crecimiento.

¿Qué le aporta el club a la zona?

Desde el club, buscamos aportar un espacio para el desarrollo de los chicos a través del deporte, un lugar de encuentro para las familias y vecinos de diferentes barrios.

¿Y qué le aporta la zona al club?

La zona nos provee de los protagonistas que le dan el carácter y la razón de ser a la institución: nuestros socios. Con el Municipio hemos desarrollado una buena relación a través de actividades como el torneo de fútbol de infantiles que se juega en noviembre, y para los próximos años estamos planeando actividades en conjunto.

¿En qué consiste el torneo de fútbol?

Se trata de un evento que nuclea a chicos y chicas de todos los colegios de la zona en un torneo sin ganadores ni perdedores, donde intentamos trasladar los valores del rugby y el hockey al fútbol. En su quinta edición, este año esperamos contar con alrededor de 1.500 participantes, es decir duplicar la inscripción de 2014, con la expectativa de que se sumen todos cuantos quieran participar.

¿Qué ventajas les trae ser un club abierto a la comunidad?

Para el club es fundamental fomentar una diversidad societaria e incorporar tanto a socios que tienen que ver con sus raíces en relación con el colegio San Andrés, como a chicos de la zona. Esta combinación nos brinda la posibilidad de pensar en un futuro de crecimiento y expansión.

¿Cuáles fueron los principales logros durante estos años?

En la última década hemos tenido un crecimiento en los asocia- dos de aproximadamente un 50 por ciento, y esto se debe al énfasis que le hemos puesto al desarrollo de las divisiones infantiles de rugby y de hockey; ellos son la base para asegurar el crecimiento y mejores resultados en planteles superiores. Desde la anterior gestión, se procuró poner en orden las finanzas, organizar tareas y proyectos, e implementar obras de mantenimiento y refuncionalización de las instalaciones. Gracias al esfuerzo de nuestros socios y de algunos miembros del club, se han logrado obras importantes en los últimos años.

¿Cuáles son los desafíos a futuro?

Esperamos que nuestros planteles superiores puedan ascender a la Primera B en rugby y a la Primera C en hockey. Para ello, necesitamos consolidar nuestros equipos juveniles. En el caso del rugby esperamos tener dos equipos en todas las divisiones juveniles, jugar en el grupo más competitivo y mejorar el nivel. En hockey, hemos obtenido muy buenos resultados en los torneos juveniles, y esperamos poder consolidar nuestros equipos de mayores. Buscamos afianzar el club como institución social, cumpliendo con las expectativas de los socios. El club complementaba las actividades deportivas con las culturales, desarrollando obras de teatro, musicales y una banda instrumental. Sería bueno poder volver a ofrecer también este tipo de actividades en el futuro.

Pilar Ruiz Luque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Viajar a través de los sentidos

Maia y Horacio son una pareja de vecinos con emprendimientos de gastronomía en la costa ar…