Encuentros sexuales que empezaron no siendo sex, encuentros sin querer, inesperados, sin mucho tiempo para pensar. En el sofá mirando una serie; en la cocina, gracias al relax culinario, al sorpresivo sonar de una música sugestiva para la pareja; en el auto andando y charlando, o en otros lugares. Son esos momentos en los que dieron ganas de golpe.

Los preparativos para un encuentro de intimidad no siempre motivan; a veces, todo lo contrario, pueden generan presión, demasiado tiempo para pensar, demasiada obviedad que deserotiza, exageradas expectativas y sobre todo, tensión por miedo a que el cuerpo no responda.

Que venga sin haberlo causado, excitate sin pensarlo, sin saber si será o no será. Tocarse, franelearse, chaparse, a veces es simplemente eso. A veces avanza y, si avanza, no cambies de contexto, dejalo que fluya, ahí, como quien no quiere la cosa… disfrutando, relajado, concentrado, sin pretensiones.

Aceptando que el cuerpo no responde siempre igual, reconociendo que no siempre tenemos ganas de lo mismo, permitiéndote salir del libreto, de la secuencia de siempre: que el final puede ser terminar o no terminar, que la previa puede no ser previa y surgir en el medio o después.

Sabiendo que tener sexo es besarse, penetrarse, acariciarse, masajearse, estimularse y que ninguna interacción sexual es más importante que la otra. Si lo vas hacer, hacelo bien, disfrutando, sin exigencias y con placer.

Por la licenciada Patricia Safadi (M.N. 34923)

CONTACTO

Página web: www.patriciasafadi.com

Teléfono: +54911 4417-9761

Mail: patriciasafadi@yahoo.com.ar

Instagram: @consultoriosexologia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La experiencia de crecer en Down Town Matías

Llegó al rubro gastronómico, como él cuenta, “de casualidad”. Sin embargo, ahí descubrió u…