Esteban Briguglio, marplatense, es profe de Educación Física y se mudó a Tigre convocado por la (AAR) para planificar la estrategia de clasificación a los Juegos Paralímpicos de Río 2016. El hecho de tener que competir cada cuatro años costó la estrategia de un equipo de personas dispuestas a entregar su tiempo en pos de un otro. Comprendieron que ese otro es el que nos salva defendiendo las ganas de vivir en su fibra porque no bajan los brazos.

 

¿Cuál fue el principio de este proyecto?

Los profes del Club Atlantis de Mar del Plata convocamos a los que quisieran sumarse. Así se fundó la Escuela de Entrenamiento y Capacitación Docente, que absorbe aspirantes de todo el país para entrenar. Martin Carosso, de Don Torcuato, y Juan Rivarola, de Ensenada, encabezan el cuerpo técnico designado por la AAR para gestionar la actividad rumbo a los Juegos Paralímpicos Tokio 2020. Cuentan con los aportes del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD), que se encarga de los máximos exponentes, y la Secretaría de Deportes de La Nación, que organiza el desarrollo de la actividad.

 

¿Cuándo empezaste a remar?

El momento decisivo fue cuando a los 6 años entré a la casa de mi nono en Mar del Plata. Pepino fue un italiano inmigrante, pescador de las lanchas típicas costeras y que tenía un comedor vedado y al que solo íbamos en alguna reunión especial. Sobre el durmiente del hogar había una foto en la que estaba mi papá con unos 17 años arriba de un bote de remo. Ese fue el disparador. Le dije que cuando fuera grande también iba a remar y me respondió que primero debía aprender a nadar. A los 13 años me llevó a la primera clase de remo, con el profesor Feder Ecker. Él ha sido un verdadero formador que nos marcó el rumbo, no solo en el deporte sino en la vida.

 

¿Dudaste alguna vez de tu profesión?

No, estaba muy decidido. Influyó un cromosoma clave que fue mi mamá. Como terapista ocupacional nos llevaba a su trabajo. Tanto mi hermana como yo aprendimos a caminar en los pasillos de un hospital. Allí era usual que hubiera prótesis, sillas de ruedas, muletas o bastones. Crecimos en un ambiente sumamente inclusivo y escuchando a papá, que nos decía: “Hagan lo que quieran, pero que los haga felices”.

¿Dónde se origina la inclusión en los Juegos?

El primer s se hizo en Roma en 1960. La idea surge en Inglaterra como una necesidad de reubicar a los lesionados. Entonces como rehabilitación se priorizó al deporte y su máxima expresión: los Juegos. Finalmente debutó la categoría de remo en Beijing, ratificó en Londres, compitió en Río y ya vamos para Tokio. El remo paralímpico ya está incorporado, no hay una asociación aparte. En la Argentina esto replicó igual que en la Federación Internacional. Gran logro.

“Hace poco hubo un festejo con motivo de los diez años de la Ley de Discapacidad en Camino de los Remeros, donde nos ofrecieron mostrar la actividad. Se habló de franquear las barreras edilicias. Los clubes de Tigre son fantásticos pero los pisos y las escaleras restringen la accesibilidad. No es fácil pero se pueden buscar soluciones intermedias sin modificar toda la estructura. Porque las rampas sirven además para una anciana, un lesionado, un carro. Implica evolución. Por ejemplo, ir al baño a último momento, algo que para la mayoría no retrasa, para algunos es una odisea imposible sin ayuda si hay que levantar una silla de ruedas”, detalla Briguglio.

¿Qué categorías compiten?

En el remo paralímpico, hay tres categorías: PR 1: lesionados medulares (reman con brazos); PR 2: lesionados de miembro inferior (reman con brazos y tronco); PR 3: disminuidos visuales, ciegos y amputados (reman con brazos, tronco y piernas).

¿Cómo es el entrenamiento?

Progresivo y comienza en tierra. Está el que empieza y simplemente quiere conectarse con el río (“desarrollo”), y aquel que involucra a quienes desean integrar el seleccionado nacional, que es el “alto rendimiento”. También apuntamos a generar nuevos docentes.

Contanos la experiencia olímpica en Italia.

Nuestra participación en Gavirate, Italia, en el Lago de Varese este año, fue una metáfora de lo que han sido nuestros últimos capítulos. Los entes oficiales negando apoyo para la participación, remeros y entrenadores poniendo un entusiasmo y entrega absoluta y finalmente dos atletas entre los diez del mundo. Eso resume el esfuerzo, los obstáculos, las lágrimas de esfuerzo compartidos, el trabajo gozoso de nuestros últimos cinco años y medio. Nunca mucho cuesta poco.

¿Qué es para vos el amor?

Es una necesidad básica muchas veces insatisfecha. Sin él, no iremos lejos.

¿Un miedo?

La indiferencia. También que el día de mañana este cuerpo técnico finalice su gestión y no haya una continuidad, con lo que costó llegar hasta acá.

La camaradería que se genera entre remeros de distinta condición es lo que les da fuerza para seguir. Cuanta más gente se acerque, más factible será que este proyecto integrador pueda continuar. Vos podés ser parte.

¿Por qué eligieron Nordelta?

Necesitábamos una alternativa a la pista nacional de remo y canotaje, ubicada sobre el Camino de los Remeros, porque allí ya no nos cerraban algunas cuestiones técnicas. Entonces planificamos la puesta a punto de una remera en sillas de ruedas, Mariana, que estaba clasificada para los Juegos de Río 2016. Esto nos llevó hasta Puerto Canoas. Toda la preparación fue hecha allí. La experiencia fue muy buena. A partir de entonces, el Club Nordelta quedó como base de operaciones. Queremos sumar espacios donde pueden remar personas con discapacidad motora.

Entrevista de Mate Ayerza a Esteban Briguglio,

Director técnico de la Selección Argentina de Remo Paralímpico.

CONTACTO:

pararowing_argentina_oficial

briguglioesteban@gmail.com

Esteban Briguglio: 54 9 223 546-0128

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Julio Zamora va por la reelección

Julio Zamora fue elegido como candidato del Frente por Todos no solo porque es el dirigent…