Los renos, para muchos, son seres míticos. Sin embargo, existen y son tan reales como esenciales en la vida de una de las tribus más antiguas del mundo: el pueblo sami. El también llamado pueblo lapón habita en una región que se extiende por el norte de Noruega, Suecia, Finlandia y la península de Kola, al noroeste de Rusia.

Lavvu son las cabañas circulares tradicionales recubiertas de piso a techo, desmontables fácilmente y con un hueco central en el techo para dejar salir el humo de la olla siempre ardiente en el interior.

Las investigaciones arqueológicas identifican asentamientos de una población estable en las costas árticas escandinavas en el año 7000 a. C.

Actualmente se considera que los lapones son la primera población autóctona conocida de Escandinavia y reivindican sus derechos como pueblo indígena.

En épocas pasadas, una de sus principales actividades era la cría de renos, pero hoy apenas un 10 por ciento de los lapones son nómadas que viven del pastoreo de este animal. No obstante, esta dimensión tradicional sigue siendo preponderante en su cultura.

Uno de los platos tradicionales son las suovas: carne de reno ahumada y servida con papas cocidas y frutas del bosque. Para el postre, es habitual comer hierba angélica con leche de reno o plantas del bosque con azúcar. También se puede degustar pan sin levadura, o el slåbbå, un panqueque hecho con sangre.

El joik es un canto tradicional sami, compuesto de sonidos realizados con la boca y que apunta a describir un estado de ánimo. Son melodías dulces e improvisadas en las que expresan sentimientos a través de sonidos, sin palabras. Estas han sido imitadas por cantautores como la islandesa Björk.

El idioma sami es extraordinariamente expresivo y contiene más de cien palabras para la nieve y más de cincuenta para referirse a los renos. Bures significa “hola” y giitu, “gracias”.

Los renos de Papá Noel
Según la tradición, los renos que tiran del trineo eran ocho. La historia parece haberse iniciado en 1807 a partir del poema “A Visit From St Nicholas”, de Clement Clarke Moore. Pero Rudolph, el noveno, sería añadido a raíz de la historia que creó Robert L. May Christmas en 1939. Sin embargo, se supone que la idea tiene origen en una antigua leyenda de la mitología escandinava.

• Rudolph: líder de los renos navideños.

• Dasher: el líder izquierdo antes de la llegada de Rudolph.

• Dancer: la líder derecho antes de la llegada de Rudolph.

• Prancer: el más hermoso de los renos y poseedor de gran resistencia.

• Vixen: igualmente considerada la más hermosa y resistente.

• Comet: encargado de esparcir felicidad y la maravilla que trae Santa.

• Cupid: responsable de derramar amor y alegría.

• Donner: representa el espíritu del trueno.

• Blitzen: encarga el espíritu del relámpago.

Por Flavia Tomaello

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Hacer yoga garantiza una vida más plena

Eugenia es licenciada en Comunicación por la Universidad de San Andrés. En sus viajes por …