Julián va detrás de fotos reales, no perfectas, esforzándose en cada toma para captar lo mejor. A través de su lente se deja conmover por lo que lo rodea, plasmando en sus imágenes una sensibilidad única y personal.

¿Cómo se despierta tu interés por la fotografía?

Hace años acompañaba a un amigo a filmaciones de obras de teatro. Con una cámara automática, empecé a sacar fotos de las escenas que no se veían. Un día, Fernando Sokolowicz, exdi
rector de Página/12, me propuso hacer fotos para una película, pero sentí que no estaba preparado y decidí formarme seriamente.

¿Quiénes fueron tus maestros?

El hermano de Celeste Cid, Sebastián, es un gran fotógrafo y me instruyó en mis inicios. Luego conocí al fotógrafo español José Brito Ruiz, quien en forma gratuita brinda un curso muy completo por YouTube. Para fotografiar aves, me dio muchas herramientas Luis Piovani, fotógrafo especializado que viaja por el mundo en busca de aves.

¿Qué te atrapa de la fotografía de aves?

Si bien saco fotos sobre cualquier temática, me interesa la naturaleza, y las aves particularmente. Cuando me mudé a Benavídez, empecé a observar la naturaleza en profundidad. Me gusta mirar a los pájaros a los ojos, conectarme con ellos. Fotografiar aves no es sencillo, ya que se mueven muy rápido, tienen su propia psicología, y uno debe poder captar la luz y la velocidad adecuadas en el momento justo.

¿Cuáles son tus especies favoritas de la zona?

Me sorprende el macá por su perfección, tiene además un ojo hermoso. También me gustan el chiflón y el jilguero macho. El estornino pinto es muy lindo, aunque es invasor y saca a los jilgueros. En el mundo de las aves, el macho suele ser más vistoso porque así seduce a la hembra, tiene mejor porte y es más colorido.

¿Das clases de fotografía?

Doy clases particulares y workshops. Una gran experiencia fueron las clases con cámaras estenopeicas para chicos de bajos recursos. Esa dinámica la armamos con una colega y profesores del Museo Fotográfico Simik. Las cámaras estenopeicas son hechas a mano, se usan en un cuarto oscuro con una caja o lata pintada de negro, y un orificio muy pequeño por donde entra la luz y se proyecta en un papel fotosensible. Con un mayor tiempo de exposición, esta técnica permite lograr fotografías en blanco y negro de forma artesanal.

¿Cuál es el secreto / desafío de un buen fotógrafo?

Creo que todos tenemos la sensibilidad para observar. Solo hay que descubrirla. El desafío es dejar de lado el ego y poner el foco en el mensaje y no en el mensajero. Así se lograrán fotografías más auténticas, capaces de movilizar al otro.

Pilar Ruiz Luque

Fotografía: Julián Arbiser

CONTACTO

Julián Arbiser Fotografía

Teléfono: 54 11 5329-8094

Mail: Julianarbiser@me.com

Facebook: Julián Arbiser Fotografía

Instagram: @Arbiser14

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Aruba: la amistosa isla del Caribe holandés

Esta isla, además de destacarse por su belleza, puede visitarse durante todo el año debido…