Por Lic. En Nutrición Valeria López MN 3598 – Health Coach Certificada Instute of Integrative Nutrition. 

El estado de hidratación es crucial para el mantenimiento de todos los sistemas de tu cuerpo, cuando la hidratación es insuficiente nada funciona bien y empezás a tener síntomas que al principio son imperceptibles y te parecen “normales”… entonces los soportás y seguís adelante. 

Pero ¿sabés qué? Nunca es normal sentirte “más o menos”.

Para que tengas en cuenta: los tejidos como el que compone tus pulmones por ejemplo, es casi un 90% agua, la sangre es 80% agua y el cerebro un 70%, por mencionar algunos.

Cómo el agua ayuda a que tu cuerpo funcione bien: 

Una buena hidratación es necesaria para todas las funciones de tu cuerpo, por ejemplo para eliminar toxinas por medio de la orina, el sudor o los movimientos intestinales; cuando estás deshidratado tu cuerpo reabsorbe toxinas, estas exigen mucho la función del hígado y hacen estragos con tu sistema inmune con el tiempo. 

Cuando estás bien hidratado tu cuerpo puede mantener una temperatura normal fácilmente y además el metabolismo también es dependiente del nivel de hidratación, o sea, que cuando estás bien hidratado se queman calorías a un ritmo más acelerado y beneficioso. 

Desde la digestión y absorción de nutrientes, la salud y el aspecto de la piel y el pelo, hasta la lubricación de las articulaciones y el transporte de nutrientes en la sangre, todo requiere una óptima hidratación. 

5 signos de deshidratación:

  1. Dolores de cabeza frecuentes: En realidad, tu cerebro puede reducir la deshidratación, causando dolor de cabeza. Esto es común después del ejercicio si transpiras y no se reponen líquidos. Sin embargo, los dolores de cabeza por deshidratación pueden ocurrir cada vez que te deshidratas y pueden ser graves. Te das cuenta si un dolor de cabeza proviene de la deshidratación porque también experimentarás otros signos de deshidratación, y porque revierten cuando tomas agua.
  2. Cansancio: La deshidratación puede causar fatiga muscular, somnolencia y letargo general. Cuando los niños están deshidratados, tienden a ser menos activos.
  3. Constipación: El agua es importante para la digestión y la eliminación. La deshidratación es una de las causas más comunes de la constipación. Por supuesto, hay muchos otros factores que pueden causar estreñimiento, incluidos los alimentos que come, los viajes, ciertas afecciones y medicamentos. Si te mantienes hidratado, tu materia fecal debe ser suave y no deberías forzarte.
  4. Tenes la boca seca: La boca seca es uno de los primeros síntomas que indican que necesitás hidratarte. La sensación de sed puede ser lo siguiente. No poder producir lágrimas o sudar es otro signo claro de deshidratación.
  5. Orina oscura: Cuando estás hidratado, tu orina es clara a color amarillo pálido. Se vuelve progresivamente más oscuro cuanto más deshidratado estés. Por lo tanto, si tu orina es de color miel a marrón oscuro, eso es una señal de que necesitás hidratarse. NOTA: ciertos medicamentos y alimentos pueden cambiar el color de su orina.

Las personas que están crónicamente deshidratadas pueden padecer algunos de estos cinco síntomas más comunes o todos ellos, así como otros síntomas de deshidratación crónica, que incluyen: indigestión, dolores musculares y articulares, presión arterial alta, ritmo cardíaco acelerado, depresión, falta de capacidad mental y claridad, problemas de la piel, problemas de peso e incluso alergias.

Cómo mantenerse óptimamente hidratado

Cualquiera puede estar en riesgo de deshidratación. Pero algunas personas están en mayor riesgo que otras. Por ejemplo, sus lecciones de sensación de sed a medida que envejece, para que las personas mayores corran un mayor riesgo de deshidratarse simplemente al no leer las señales de sus cuerpos. Si toma medicamentos o transpira mucho debido al ejercicio, al trabajo al aire libre o en un clima cálido y húmedo, también corre un mayor riesgo de deshidratación.

“Comer el agua” para una hidratación óptima

Probablemente ya sabés que necesitás beber ocho vasos de agua por día (de 250 ml cada uno) y aún más si hacés ejercicio. Esto es cierto, pero hay una mejor manera de mantenerse hidratado de manera óptima. ¡Comete el agua!

Lo creas o no, comerte el agua parece ser la mejor manera de hidratar todas tus células. Gerald Pollack, Ph.D., científico del agua y bioingeniero de la Universidad de Washington, dice que el agua existe en cuatro estados: sólido, líquido, gaseoso y en gel. Su investigación muestra que el agua en las plantas es mucho más hidratante que el agua y más adecuada para llegar a los lugares correctos del cuerpo, incluido el líquido cefalorraquídeo (el líquido que baña el cerebro), el torrente sanguíneo, el revestimiento intestinal y el sistema respiratorio.

Gina Bria, (1) también dice que el agua con gel, o como ella lo llama, “agua viva” es la mejor manera de hidratarse porque el agua en estado de gel entra en nuestra fascia. Podemos mantenernos adecuadamente hidratados al comer plantas que contienen agua en forma de gel, como las semillas de chía, vegetales como el pepino y apio por ejemplo, las moras, las hojas de albahaca. En la página de la Hydration Foundation que les dejo al pie, tiene algunas recetas geniales para nosotros, que no vivimos en el desierto, como el licuado esplendor de rosa de coco.

Ahora, no digo que debas dejar de tomar agua. El agua pura te ayuda a satisfacer tus necesidades de hidratación, pero anímate a probar algo distinto y agregá un poco de agua con gel de las fuentes de alimentos.

Acá les dejo cuatro formas más para asegurarse de estar bien hidratado:

  1. Mejorar tu agua: Para asegurarte de obtener suficiente agua, agrega algo al agua para que sea más hidratante, como una pizca de sal celta o del Himalaya, rodajas de limón y pepino, frutillas o sandía.
  2. Cuidado con la cafeína: La cafeína es una de las sustancias psicoactivas más consumidas en el planeta. Y las bebidas con cafeína, como el café, el té y gaseosas o jugos comerciales tienen un efecto diurético suave, lo que significa que eliminan el agua y otros nutrientes de tu cuerpo. Podés notar que orinas más cuando tomas bebidas con cafeína. Entonces, asegurate de beber o comer más agua también.
  3. Limitar el consumo de alcohol: El alcohol reduce la cantidad de hormona antidiurética (ADH) que produce tu cuerpo. Cuando tenés menos ADH disponible, su cuerpo pierde más líquidos de lo normal a través de una mayor micción. Por supuesto, si bebes un poco como parte de un ritual o una celebración ocasional, entonces no te vas a deshidratar severamente. Simplemente no exageres. 
  4. Confía en tu cuerpo: La cantidad de agua que necesitás varía, dependiendo de muchos factores, que incluyen cuánto ejercicio hacés, si tomas alcohol o cafeína, cuánto viajás y si tomás medicamentos. Asegurate de confiar en las señales de tu cuerpo. Si creés que necesitás beber o comer más agua, entonces lo hacés. Asegurate de hidratarte gradualmente durante el día.

UNA COSA MÁS: los líquidos que no sean agua pura no satisfacen tus necesidades de hidratación de la misma manera que lo hace el agua porque no actúan igual que el agua en su cuerpo. Una vez que empieces a hidratar tu cuerpo de manera óptima, vas a notar que muchos síntomas desaparecen.

¿Cuáles son tus mejores formas de mantenerte hidratado? Me encantaría saber de vos en los comentarios de esta nota.

Referencias 

  1. Gina Bria: coautora de “Quench: vencer a la fatiga, perder peso y sanar tu cuerpo a través de la nueva ciencia de la hidratación óptima” y fundadora de la Hydration Foundation.
  2. Hydration Foundation: www.hydrationfoundation.org

 

Contacto para turnos y consultas: 

WhatsApp +54 911 5017 1404 

Instagram: @wholychoices

Blog: licvalecoach.blogspot.com.ar

Skype: valeria.lopez2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Es tiempo de brillar… ¿estás listo?

Por Elena de la Llana – Casa Eszka Suelo escuchar muchas historias de un cambio prof…