Su recorrido como terapeuta comenzó desde joven, al intentar entender y curar sus propias heridas. Como ella misma define, logró transformarse y crecer a partir de sus vivencias. Tras un amplio recorrido, esta vecina de Villanueva ha incorporado múltiples herramientas y conocimientos que hoy le permiten centrarse en las necesidades de sus consultantes, ya que para ella “la técnica es pedida por ellos”. A la hora de describirse, se presenta como un coaching físico, mental y emocional, una terapeuta que abarca los tres dominios del ser.

¿En qué consiste la terapia transpersonal?

Transpersonal es mucho más allá de lo que es la persona, porque si me quedo en la persona yo me quedo en lo mental. Es trabajar con lo no dicho, con esas conversaciones internas, con eso más allá de uno, los vínculos. No obstante, si bien las relaciones son determinantes, lo central es el contexto donde se desarrolla una persona.

¿Con qué tipo de inquietudes puede venir una persona a buscarte?

Vienen en busca de un desarrollo personal, para saber quiénes son, cuál es su misión en su vida: un hijo porque tiene miedo, una pareja porque se están por separar, o porque alguien tiene ataques de pánico, depresión, cáncer. Ante cualquier tipo de inquietud, síntoma o duda.

¿Está orientado a alguna edad?

Lo que siempre pretendo es que los niños vengan a partir de los 6 años; luego, atiendo hasta los 100.

¿En qué consiste una sesión?

Lo primero que le digo a la persona es que traiga su hora de nacimiento, porque la cargo en un “sistema para diseño humano”, y a partir de eso, trabajo con la pregunta o inquietud que tenga el paciente. La diferencia está en que al ver su código genético puedo saber realmente qué es lo que está pasando. Luego, usamos las técnicas necesarias para trabajar ese conflicto. Después pasamos a camilla, donde hago Sanergía®, que dura siete minutos. En la tercera y última etapa la persona realmente siente que tiene ganas de volver a conectarse consigo misma y ocurre entonces la conexión sanergética®.

Hablás de Sanergía®, ¿en qué consiste?

Lo que hace la Sanergía® es llevar tu cuerpo a la vibración del universo. Lo mejor que me puede pasar a mí, al terminar el tratamiento, es que la persona entienda que es la creadora de su propia vida, y que todo lo que piensa es lo que vas a crear. Yo busco ayudar a cambiar la historia que uno se cuenta de sí mismo para poder así cambiar su realidad.

El espacio está lleno de detalles y se siente muy cuidado. ¿Cuál fue el criterio a la hora de crearlo?

Armonía, que la persona sienta que acá está a salvo. Sin embargo, hace poco, por ejemplo, me fui una semana a Estados Unidos y me tocó atender de emergencia a dos personas en el hotel, dentro de la habitación. La verdad es que el espacio es el lugar del corazón; en definitiva, cuando estás frente a alguien que está en la frecuencia de tenderte una mano te entregás donde sea. Lo que yo tengo que cuidar es que mi frecuencia de amor esté siempre bien; por eso es un espacio cuidado, con cariño.

¿Cómo fue la recepción en Nordelta?

Empecé a trabajar en Tigre en 2009, y si bien no es lo mismo a nivel densidad poblacional que Capital Federal, lo que me permite trabajar acá es cuidar mi entorno, proteger la visión holística de mi vida. Por ejemplo, poder ir a buscar a mis hijos al colegio.

¿Cuál es tu propósito personal al ofrecer esta terapia?

Si vos me preguntás cuál es mi objetivo de vida, es ayudar a que las personas puedan encontrar paz. Si bien existen situaciones sin vuelta atrás, creo que la vida es un gran proceso de aceptación. Estar en ese momento acompañando para hacerles saber que vale la pena seguir. Esto a mí ya me hace grande.

Acerca del origen del logo

El logo de Ximena (una mariposa) tiene una historia aparte. Para ella el proceso de transformación de la oruga en mariposa remite a su propia historia. En momentos de dolor, ella misma sentía que atravesaba esta metamorfosis: “Una vez leí que nada sufre más que la oruga cuando se hace mariposa, y que si alguien va y corta ese capullo para ayudarla a salir, ella sale y muere, porque nadie puede hacer ese trabajo por ella”.

Chiara Lauria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Jaula abierta: pájaro que ha volado

A los 18 años les dijo a sus padres que quería irse a estudiar fuera del país y la apoyaro…