Los propósitos de Año Nuevo suelen estar relacionados con la mejora personal: hacer más ejercicio, ahorrar dinero o aprender algo nuevo. Este año, hagan un propósito en familia: reducir los residuos de plásticos de un solo uso.

Este propósito se parece a perder kilos: los científicos estiman que cada año llegan al océano más de 8.000 millones de kilogramos de residuos plásticos. Y los niños, apasionados protectores del planeta ansiosos por encontrar una forma de ayudar a salvarlo, no te permitirán ignorar este propósito.

A continuación, se proponen tres maneras de emplear menos plástico en 2019 en familia.

Divertite más

Remediá la falta de entretenimiento y organizá una fiesta sin plástico, ya sea un cumpleaños, una celebración de algún festivo o una reunión de Año Nuevo.

Dejá que tus hijos desaten su creatividad y se encarguen de la decoración: remplaza los globos (que los animales marinos pueden confundir con comida) con decoraciones de papel como banderines, serpentinas y confeti. Si en tu celebración ibas a incluir purpurina (que, por desgracia, es sólo fragmentos diminutos de plástico), pensá en comprar una opción natural hecha de eucalipto.

Comé más sano

Decidir comprar de forma más inteligente es más sano para vos y el planeta.

Evitá los productos envasados con envoltorios plásticos individuales y, en su lugar, optá por pochoclo y chips de la sección a granel del supermercado. Comprá frutas y verduras enteras con bolsas reutilizables, elegí legumbres enlatadas y, en negocios donde vendan a granel, llená recipientes que traigas de casa con cereales (como cuscús o arroz integral).

En casa, dejá que tus hijos te ayuden a preparar una comida sin plástico. Si hay pescado en el menú, usa una guía en Internet como Seafood Watch, que tiene en cuenta las prácticas empleadas para capturar cada tipo de pez, y así vas a reducir el daño provocado por los aparejos de pesca abandonados.

Ahorrá dinero

Todos queremos proponernos gastar menos dinero, y el plástico es un buen comienzo: celebrá un intercambio de juguetes con tus hijos y sus amigos en lugar de comprarles artículos nuevos y buscá artículos usados en buen estado en lugar de comprar nuevos envueltos en plástico. Y no te olvides del plástico en el que se envasan la mayoría de los artículos comprados por Internet: el propósito de reducir el plástico servirá como barrera para la compra impulsiva.

También podés dar a fragmentos de plástico antiguos una nueva vida (y evitar comprar un artículo nuevo), como usar los envoltorios para recoger los desechos de tu mascota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

5 mitos del reciclaje derribados

El último Día de la Tierra, publiqué una columna en Washington Post sobre los mitos comune…