Conocer a Katha es encontrarse con una mujer llena de energía, de resplandor. Escucharla hablar es sumergirse en el mundo del arte, de la historia; es descubrir Colombia, su país de origen. Además, para muchos, es toparse con un mundo desconocido: el universo del coleccionismo.

Hoy radicada en Buenos Aires junto con su marido y cuatro hijos, nos abre las puertas de su casa en Nordelta para recorrer juntos cada secreto de su colección: Bar-on.

¿Cómo surgió tu devoción e interés por el coleccionismo de arte?

Desde siempre tuve un gran interés y fascinación por el arte. Hace once años adquirí mi primera obra y, desde ese entonces, nunca más paré. Se volvió una pasión, un estilo de vida. Descubrí un mundo cautivador que me fue atrayendo paulatinamente, hasta sumergirme en un universo casi inexplorado por mí hasta ese entonces. Si bien en mi época de colegio y universidad (es licenciada en Comunicación Social), el arte era un ícono llamativo, con el tiempo se volvió una parte de mí.

¿Cuáles son los ejes temáticos de tu colección?

Mi mayor y profundo gusto está puesto en el arte contemporáneo y en todo lo que tenga que ver con las cuestiones sociales y políticas. Soy una fiel seguidora del arte colombiano; creo que cada obra es el reflejo de un país, de sus problemáticas, de lo que está pasando. Me interesa el concepto que hay detrás de cada una y todo lo que ella quiere transmitir.

¿En qué te basás e inspirás al momento de elegir una obra? ¿Tienen un hilo conductor?

Más allá de basarme en los temas sociales y políticos, cada obra que adquiero es diferente pero igual de especial. Me centro mucho en su significado, en la historia que cuenta, en la esencia de su mensaje. Por otro lado, siempre estoy atenta a que ninguna obra pelee visualmente con otra, es decir, intento que tengan un diálogo.

¿Qué querés transmitir a través de tu Colección, Bar-on?

Me parece sumamente importante promover y difundir los acontecimientos pasados y presentes de un país, de una sociedad. Mi objetivo es que tanto mi colección como el arte seanconocidos como un conductor de expresión, que sea catalizador de sensaciones y que, sobre todo, resulte ser un medio de manifestación para toda la sociedad.

¿Qué implica el proceso del coleccionismo?

Convertirse en coleccionista es una tarea muy interesante que no implica solamente adquirir una obra, sino que requiere de mucho compromiso, disciplina, conocimiento, estudio y ganas de seguir aprendiendo. Es observar una obra entendiendo su significado, su contexto histórico. Es entrar en contacto con los artistas, visitar sus talleres, sus procesos creativos, experimentar.

¿Qué representa el arte para vos?

El arte no es solamente observar, sino que es un estilo de vida. Desde mi punto de vista no se queda solamente en lo estético, sino que implica ver el contenido de una obra, su historia, su trasfondo y su razón de ser. En mi caso, me hizo una mujer mucho más sensible, observadora y reflexiva. El arte es, sin duda, una parte esencial de mí y es un legado que quiero transmitirles y dejarles a mis hijos.

Melanie Shulman

Fotos: Cata Santilli

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Pole dance: un deporte y un medio de expresión

Tras egresar del Northlands Nordelta, esta vecina del Golf decidió viajar a York, en Ingla…