Hoy en día, los drones se han vuelto una herramienta cada vez más utilizada. Son eficaces y precisos, y permiten simplificar tareas que en otro momento implicaban una gran inversión de tiempo y dinero. Un dron, también conocido como aeronave no tripulada, permite obtener otra imagen panorámica desde arriba, y se comprende por qué muchas personas recurren a él para fines tanto recreativos como profesionales. Los usos se extienden desde fotografía y video, hasta trabajos como pulverización, agrimensura, relevación de campos e incluso tareas de salvataje.

No obstante, como toda herramienta nueva, precisa que los usuarios cuenten con conocimientos específicos. Hay diversos relatos de drones que por un mal uso han generado accidentes graves, como colisiones contra turbinas o daños a individuos, pero también ha habido conflictos por invasiones a espacios privados.

“Un dron no es un juguete”, aclara Juan Martin Ravettini, piloto y profesor de vuelo. Juan Martín trabaja dictando cursos para obtener el carnet de piloto de aeronaves no tripuladas aquí en Nordelta. En sus clases, los alumnos aprenden acerca del funcionamiento de estos equipos y cómo volarlos.

¿En qué consiste el curso de preparación?

Nosotros enseñamos a pilotear el dron y a conocer su funcionamiento (uso de las baterías, aprender a leer la información que figura en la pantalla de control). Además, formamos en meteorología. Una vez que se dio la capacitación se pide a un inspector de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y se hacen los exámenes teórico, práctico y psicofísico. Si está todo aprobado, te dan una licencia por tres años.

¿Qué precauciones debe tomar alguien antes de despegar?

Antes de despegar es necesario revisar que el dron esté en buenas condiciones, que no tenga ninguna hélice rota y que la batería esté cargada y en el estado que corresponde. Además, hay que configurar bien el dron, y para eso es importante conocer bien cómo utilizar el equipo. Todo lo que figura en la pantalla de control tiene un significado. La meteorología que enseñamos en el curso también es central, porque antes de salir es necesario revisar las condiciones climáticas. Por ejemplo, si está previsto que llueva y el aparato no es resistente al agua puede caerse y ocasionar daños.

¿Hay leyes que regulan el uso de drones?

Sí, los drones incluso se matriculan, llevan un seguro como el de un avión. Hay normas de seguridad, hay corredores aéreos y cerca de aeropuertos se establece una altura reglamentaria. Por eso, todo aquel que quiera pilotear un dron tiene que tener un permiso. Los menores, por su parte, deben estar avalados por un mayor.

¿Cómo se maneja el tema de la invasión de espacios privados?

Arriba de determinada altura es espacio libre, el problema está en no respetar las distancias y meterte dentro de una propiedad y sacar fotos. La ley de imagen regula este tipo de situaciones y lo que dictamina es que no se puede ver el rostro. Si alguien decide violarla hay una ley que ampara a la persona perjudicada.

¿Cómo llegaste a trabajar con drones?

Yo soy piloto de avión y me encanta la tecnología. De a poco me fui metiendo en el tema y me resulta cada vez más atractivo. Con estos equipos, le vas ganando a la velocidad, la ciencia e incluso la naturaleza.

¿Por qué creés que ha crecido tanto el uso?

Por la practicidad, los drones son precisos y efectivos, porque se manejan con un GPS. Día a día se usan cada vez más, ya que simplifican tareas que antes eran más complejas y costosas.

 

Por Chiara Lauria

CONTACTO:

Juan Martín realiza trabajos de pilotaje y da clases para sacar la licencia.

piedralibredrone@gmail.com

15 6759-4108

Escuela: Che Drone Argentina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Posada deluxe

La Posada cuenta con dos salones principales para la realización de eventos, sociales o co…