Por Lic. Cecilia Giordano. OrientaC BA Nordelta

Para los que estudiamos carreras humanísticas, especialmente filosofía o psicología, esta es una pregunta habitual que nos hacemos y promovemos en la práctica profesional al trabajar en torno a la elaboración de un proyecto de carrera.

Es común escuchar que “con la vocación se nace”, o que “cada uno tiene un camino predeterminado”.

Hay muchos ejemplos de personas reconocidas de diversos ámbitos sobre quienes pensamos que en ellos su vocación fue un impulso determinado desde que nacieron. Sin embargo, muchos de ellos han tenido que atravesar dificultades.

Pensemos en el ámbito del fútbol acerca de Lionel Messi. Podríamos pensar que nació para el fútbol. Sin embargo, es un ejemplo de perseverancia y coraje a quien las dificultades asociadas a su crecimiento físico le ayudaron seguramente a convertirse en una persona más fuerte y en el jugador que es en la actualidad.

Por otra parte, nadie duda acerca de que Van Gogh es uno de los grandes maestros de la pintura. También podríamos pensar que nació con vocación por el arte. Sin embargo, fue recién de adulto cuando se decidió por dedicarse a ello. Previamente, había trabajado sin éxito como empleado en una librería, como vendedor y predicador. Además era una persona emocional y sin confianza en sí mismo.

Entonces, si la idea es que “con la vocación se nace “ y que estamos predeterminados, entonces podríamos clasificarnos en aquellos seres humanos que tienen la suerte de contar con “la revelación” y aquellos que nunca la tuvieron o bien que podrían obtenerla con algunos “tests mágicos” que nos puedan decir que hacer de una vez y para siempre. Admitir esta idea sería como afirmar que ni las personas ni el contexto cambian y además que el entorno cambiante en el que vivimos tampoco nos influye y modifica, lo cual no es cierto.

La vocación la vamos construyendo. ¿Cómo? Con la historia personal, con las experiencias vividas, los intereses de cada uno, con nuestra identidad única e irrepetible. Las oportunidades y posibilidades que se nos van presentando también la van conformando.

Vocación es “la inclinación o interés que una persona siente en su interior para dedicarse a una determinada forma de vida o un determinado trabajo”. Es aquello que nos gusta, que disfrutamos. Para ello, es fundamental indagar acerca de nuestros intereses y buscar y encontrar dentro de las posibilidades que nos ofrece el mercado, las opciones más adecuadas para transformar la vocación en una ocupación o profesión y/o quizás en un hobbie.

Debemos ser protagonistas activos en el camino de descubrimiento personal, reflexionando, interrogándonos y observando la realidad de la que se forma parte.

De esta forma, descubriendo quiénes somos, qué queremos, hacía donde vamos, e intentándolo, es cómo podremos obtener satisfacción y darle sentido a nuestras vidas.

Contacto:

11 – 5657-8476 

ceciliagiordano1@gmail.com

@orientarcnoedelta 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La Bahía de Nordelta extiende su propuesta gastronómica

HELL’S PIZZA La pizzería recién llegada copia el estilo neoyorkino de “by the slice” (por …