Por Romina Yemma, Arquitecta

Allá por 2001 me acerqué por primera vez a lo que era un proyecto innovador de “Ciudad Pueblo” en Tigre, llamado Nordelta. Era difícil hacerse a la idea de que lo que era una tierra enorme con un camino de ripio se formaría lo que hoy vemos: una ciudad con más de 40.000 habitantes y 23 barrios con casas y departamentos de tipologías tan variadas.

En ese entonces, los únicos barrios existentes eran La Alameda y Portezuelo. El primero comenzó a presentar casas con un estilo tradicional, techos con tejas y pendiente, ladrillo a la vista o revestimiento en tonos pasteles, siempre con un concepto más bien clásico. En el caso de Portezuelo, asomaban los showroom de las casas amarillas y celestes con un estilo más bien americano.

Luego se sumó el barrio Las Glorietas con lotes promedio en los 750 metros cuadrados, manteniendo también un estilo similar a la Alameda, con un diseño clásico en general, aunque ya con detalles más variados entre casas estilo campo moderno, con arcos y molduras marcadas.

En paralelo, se presentó el barrio Barrancas del Lago, un barrio enteramente de casas estilo mediterráneo, entradas imperiales, accesos con puertas y aberturas grandes, construido a través de la empresa Pulte, la cual ofrecía varios modelos dentro de esa tipología arquitectónica, dejando una impronta estética pareja en todo el barrio.

Con el correr de los años, se sumaron barrios emplazados a la laguna central, como La Isla, Castores y Caletas, este último con salida al río, un concepto de barrio con lotes de mayor tamaño y por ende casas con mayor dimensión. Conceptos más modernos de casas, con el racionalismo presente, líneas rectas, formas puras, techos sin pendiente. Los volúmenes se destacan por ser amplios y puros, y los espacios, por ser funcionales. A esta línea de barrios se agregó Cabos del Lago, un barrio más exclusivo con menor cantidad de lotes y vistas al agua.

El concepto de casas racionalistas se repite en los barrios que continuaron del otro lado de la troncal, como Los Sauces, Los Alisos y Los Lagos, y uno de los barrios más recientes, Tipas. En estos casos, a diferencia de los barrios anteriores, los lotes tienen en promedio entre 500 y 800 metros cuadrados, según el barrio. Ya la arquitectura en su mayoría tiene estas características modernas, que logra una visual más pareja en la totalidad de sus casas.

El Golf y el Yacht

Mención aparte, se encuentran los barrios premium como el Golf y el Yacht, ambos con temáticas específicas, como se entiende por su nombre. El primero cuenta con una cancha diseñada por el reconocido Jack Nicklaus, y lotes de gran dimensión con vistas al golf o al agua.

En el caso del Yacht, todos sus lotes dan al agua y tienen salida al rio. En estos barrios, las casas tienen un tamaño imponente, y se aprecia una mezcla de estilos, como por ejemplo el francés, con casas construidas en cemento piedra París, balcones con los balaústres, así como las mansardas y la pizarra negra en los techos.

El último barrio en lanzarse fue Castaños, en una de las entradas de Nordelta, y cerca del acceso a Bancalari, con un concepto nuevo, ya que combina casas de diseño junto con dos emprendimientos de departamentos, Las Piedras y La Balconada.

La variedad en la arquitectura está presente en Nordelta. Igualmente, lo más importante en el diseño de una casa es que sea acorde al gusto y la necesidad de quien la habite para que cada día se pueda disfrutar del resultado de ese proyecto de vida que es el hogar. 

CONTACTO: 

Arquitecta Romina Yemma

Mail: ryemma@ryarquitectura.com.ar

Instagram: arquitectarominayemma

Web: www.ryarquitectura.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Infinity Group: “Con la crisis nacen nuevas oportunidades en Nordelta”

“La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a las personas y los países, porque l…