Por Lic. Cecilia Giordano / OrientarC BA. Nordelta – (Orientacion/ Reorientacion Vocacional y Laboral). 

Habitualmente en la practica profesional, cuando les consulto a los padres que desean para sus hijos, ellos responden: “queremos lo mejor para el/ ella”. Pero ¿Qué es “lo mejor” para ellos? ¿Una carrera tradicional que les dé prestigio y seguridad?¿Una carrera que les dé dinero? ¿Felicidad tal vez? A veces también sucede que “lo mejor para ellos” no es lo que sus hijos quieren o desean.

Algunos padres dejan que sus hijos decidan libremente, otros los ayudan a pensar, otros les exigen y transmiten expectativas y/ o deseos, en ocasiones sueños incumplidos por ellos, otros directamente no están presentes.

En algunos casos, que los hijos logren una certificación universitaria significa progreso social para la familia o cumplir con un título que por algún motivo alguno de los padres o ambos no pudieron obtener, por lo cual recaen en ellos grandes expectativas.

En el consultorio también escucho que desean una carrera que tenga futuro y les permita vivir “bien” a sus hijos. Por supuesto que, generalmente los padres queremos que puedan ser adultos independientes y autónomos. A veces se preocupan cuando los hijos eligen carreras artísticas: “¿De qué va a vivir?”, se preguntan. “¡Se va a morir de hambre con esa carrera!”.

En este momento histórico social que estamos atravesando, las expectativas sobre el futuro de nuestros hijos toman como parámetro de éxito y prestigio el logro económico que una profesión puede brindar. Desearían darles seguridad y certeza a través de una carrera que les convenga, que les dé prestigio, dinero, gratificaciones.

La dificultad reside en suponer que existe una carrera que resuelve todos los problemas, sin tener en cuenta que es el hijo quién, con su profesión como herramienta, construirá su propio futuro. No hay recetas. Son ellos quienes irán construyendo su porvenir con su profesión como base y punto de partida. La carrera la irán luego diseñando de acuerdo a sus intereses, posibilidades y oportunidades que se les vayan presentando. No todos los que estudien la misma carrera tendrán el mismo futuro, el camino lo hace cada uno. 

Es cierto que existe un mercado laboral con determinadas áreas con demanda más marcada pero esto es fluctuante a lo largo del tiempo.  Nadie duda de que las áreas relacionadas a la tecnología “tendrían mas futuro” pero no todos poseen aptitudes o interés en dedicarse a esto. 

Hoy desconocemos los puestos de trabajo que se crearán mas adelante. Como ejemplo, nadie imagino hace unos años al “Community Manager” tan solicitado hoy, construyendo y gestionando comunidades online en torno a una marca.

Está en los recursos y competencias de cada uno adaptarse a las circunstancias siempre cambiantes de manera tal de lograr sostenerse y/ o progresar. Por lo cual esto nos lleva a pensar no solo en la carrera sino en las habilidades o competencias con las que cada persona cuenta y aquellas que va desarrollando a lo largo del ejercicio de su profesión. La creatividad, la flexibilidad y capacidad de adaptación a los cambios son algunas de las competencias clave para sostenerse y lograr inclusión social. 

Los estudios universitarios son el puntapié inicial. A veces se comienza por un área determinada y luego se continúa por caminos no imaginados.

Contacto:

Cel.: 115. 657.8476

Email.: orientarcba@gmail.com

Instagram @orientarcnordelta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Tips para elaborar un buen Curriculum Vitae

Por: Lic. Cecilia Giordano / OrientarC BA. Nordelta Cuando nos proponemos conseguir o camb…