Por Ines Vazquez Noya

Reducir, reciclar y reutilizar parecen ser las claves del éxito. En un país que genera más de una tonelada de basura cada dos segundos, la única salida es la toma de conciencia. La misión parece inalcanzable, pero cada vez son más los ciudadanos (a nivel mundial) que se proponen reducir su huella de basura en el planeta. El movimiento, también considerado una filosofía de vida, se conoce como Zero Waste o Basura Cero.

El problema de la basura sigue siendo un asunto colectivo que está ligado directamente con nuestros hábitos de consumo. Allí se encuentra la cuestión (y gran parte de la solución), reducir el volumen de desechos que generamos y la cantidad de objetos con los que vivimos. En palabras de Marie Kondo, debemos preguntarnos a nosotros mismos, “¿realmente lo necesito?”.

La toma de conciencia es fundamental. Debemos ser conscientes de lo que consumimos y de los residuos que generamos. ¿Estás listo para sumarte al cambio? A continuación cinco acciones, diarias y sencillas, para iniciar el camino hacia un mundo sin basura.

  1. Reducir: el primer paso. Hacer un uso inteligente de los recursos naturales permitirá asegurar la supervivencia, el bienestar y la seguridad de las generaciones actuales y futuras. Prácticas individuales de uso inteligente de agua y energía son también importantes.
  2. Reparar: no desechar. Especialmente al hablar de tecnología, reparar antes de adquirir uno nuevo. En lo posible, optar por productos de mejor calidad que tengan mayor durabilidad en el tiempo. Es posible que gastes más, pero a largo plazo verás los beneficios.
  3. Reflexionar antes de comprar: no dejarse seducir por la publicidad ni las falsas promesas. Emplear un consumo responsable ayudará al medio ambiente y a nuestra economía de bolsillo.
  4. Bolsa de tela: a la hora de hacer las compras, las bolsas de tela son la mejor opción. Son resistentes, duraderas y se pueden reutilizar muchas veces a lo largo de su vida útil. Además de ser livianas, se pueden doblar y guardar fácilmente.
  5. ¡Decile chau al plástico! Actualmente, 150 millones de toneladas de plástico contaminan los océanos del Planeta. Poniendo en riesgo la fauna marina que sufre de enredos, asfixia, estrangulación y desnutrición al confundir el plástico con alimento. En lugar de comprar botellas plásticas, busca las de vidrio o mejor aún, un termo personal. Sin plástico, es mucho mejor.

Los grandes cambios se consiguen con pequeñas acciones. Adquirir los hábitos de forma natural lleva su tiempo pero lo importante es empezar.

CONTACTO:

Instagram: @foodsandgoodsba

Mail: ines.vazqueznoya@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Infinity Group: “Con la crisis nacen nuevas oportunidades en Nordelta”

“La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a las personas y los países, porque l…