Se podría llamar destino lo que unió a estas dos emprendedoras. Gabriela Cosentino es health coach, amante del deporte y fanática de la cocina. Hace siete años le diagnosticaron celiaquía e intolerancia a la lactosa, lo que la obligó a generar un repentino cambio en su estilo de vida y en la forma de alimentarse. Así conoció a Natalia Bruchilari, una apasionada nutricionista que la ayudó a transitar por aquel sinuoso camino.

Por eso, y con una enorme devoción por acercarle a la comunidad todos aquellos aprendizajes y enseñanzas adquiridos a lo largo de ese recorrido, estas amigas y socias se aliaron y hoy nos presentan su consultora Elegí Bien-Estar. Una propuesta diferente para aprender a alimentarse de manera saludable, bajo la premisa de generar hábitos positivos y sostenidos en el tiempo. Asesoran sobre temas relacionados con la nutrición y el deporte. Crean distintos planes y rutinas de acuerdo con las necesidades de cada uno. ¿Su objetivo? Alejarse de los productos industrializados y procesados.

Sobre Elegí Bien-Estar

¿Qué es Elegí Bien-Estar?

Es una consultora que busca ayudar a las personas a generar un cambio positivo en su estilo de vida para que luego puedan sostenerlo en el tiempo. Nos enfocamos en temas relacionados con la nutrición, el deporte, la alimentación para la familia, los celíacos y adolescentes. Trabajamos de manera personalizada con cada paciente: les armamos planes acordes a sus objetivos y necesidades.

¿Qué te llevó a crearlo?

Hace unos años conocí a Natalia, quien me dio una mano inmensa para sobrellevar mi cuadro y generar un cambio en mi vida. Con el tiempo, surgió el proyecto como una forma de poder ayudar, concientizar y difundir acerca de cómo alimentarse lejos de los productos industrializados y procesados.

¿Cuál fue el motivo de la elección del nombre?

El nombre fue pensado con la idea de ser un reflejo de lo que queremos transmitir y hacia dónde queremos apuntar. Nuestra meta es que cada uno se sienta bien consigo mismo, y que logre adquirir hábitos que lo lleven a su bienestar personal.

¿Qué intentan transmitir a través de esta propuesta?

Nuestro objetivo es que la gente se conozca a sí misma, que sepa lo que le hace bien y lo que no. Que pueda disfrutar de comer rico haciendo elecciones sanas y saludables, y que pueda generar cambios perdurables en el tiempo.

¿Cómo es su dinámica de trabajo?

Nuestro trabajo es superpersonalizado. Durante las consultas nos enfocamos en conocer a la persona, sus objetivos, estilo de vida y gustos. Luego, desarrollamos la propuesta que mejor se adapte a todo aquello, para que, de a poco, la persona pueda cumplir sus metas.

¿Quiénes las pueden buscar?

Todos aquellos que quieran modificar algún aspecto en su forma de alimentarse, que quieran bajar de peso, que se quieran sentir bien consigo mismos y quieran construir nuevos hábitos.

Hablan de alimentación saludable. ¿Qué significa eso?

Alimentarse conscientemente. Esta forma implica una manera diferente de consumir los alimentos, lejos de los productos industrializados y procesados, abocándose en mayor medida a todo lo que es orgánico. Esto otorga beneficios enormes, evita el desarrollo de ciertas enfermedades y fortalece a las personas.

Un poquito más sobre Gaby

Escribiste un libro, ¿de qué se trata?

El libro se llama Elegí Bien-Estar, y es un fiel reflejo de mi vida. En él, cuento mis vivencias acerca de lo que me tocó vivir al descubrir que era celíaca y cómo fue el proceso de formación y búsqueda en este nuevo camino hacia el bienestar. Además incluye una sección destinada al ejercicio físico, en la cual brindo una variedad de tips para realizar actividad física a diario, y otra, destinada a la alimentación, en la que presento consejos y recetas.

¿Con qué finalidad lo pensaste? ¿Qué buscás generar y transmitir a través de él?

Mi idea es brindarle a la gente una serie de alternativas y propuestas para que puedan llevar a cabo una vida equilibrada y saludable. Todo lo que transmito es desde mi vivencia personal, desde mi recorrido y aprendizaje.

En octubre corriste tu primer Ironman 70.3 en Nordelta. ¿Qué representa aquello para vos? ¿Cómo fue tu experiencia?

Siempre me interesó el mundo de la actividad física y mantenerme activa. Hace aproximadamente cinco años me uní a un running team y empecé a participar de carreras, de 8, 10, 21 y 42 kilómetros. Además corrí dos veces la maratón de Nueva York, una experiencia que nunca me voy a olvidar, porque ahí conocí a una corredora que me introdujo en el universo del Ironman. A partir de ese momento supe que mi próximo gran desafío iba a ser aquella competencia. ¡Solo quedaba ponerse a entrenar!

Contanos esa experiencia.

¡Correrla fue una experiencia increíble! Desde lo personal, me enseñó a conocerme más, descubrir mis debilidades y mis fortalezas, y a sobrepasar mis limitaciones con esfuerzo, dedicación y constancia. Al principio, me costó mucho aprender a nadar y a ser humilde y paciente en cada entrenamiento, por ejemplo cuando no podía seguir al grupo o no podía nadar todo lo que debía, o seguir al pelotón en la bicicleta. Pero aprendí a ser perseverante y a seguir intentando. Finalmente llegué a la meta y realmente me sentí invencible. Esa felicidad es algo muy difícil de describir.

¿Cómo te preparaste?

Mi primer desafío fue aprender a nadar. No sabía nadar crol y en mi familia siempre hubo muchas limitaciones cuando se trataba de experimentar en el agua. Después, llegó el turno de la bicicleta de tría, que nada tiene que ver con andar en una de paseo. Por último, debía seguir corriendo como lo venía haciendo. Así que me uní a Trianorte, un grupo de triatletas liderado por coaches. El grupo humano con el que compartí estos entrenamientos es increíble, hay mucha camaradería y solidaridad. La preparación para este tipo de carreras de resistencia es similar a la vida: te enseña que, con una actitud positiva, perseverancia, tenacidad, compromiso y confianza en uno mismo, se pueden sortear los obstáculos y lograr nuestros objetivos. Hay que proponérselo y mirar para adelante.

Ya pasaron varios años desde que generaste un cambio en tu estilo de vida. ¿Qué enseñanzas te dejó este recorrido?

Sin duda, los desafíos. A lo largo de todo este camino me fui encontrando con un montón de obstáculos de los cuales hoy me doy cuenta que los pude superar y aprender de ellos, siempre con una actitud positiva, sin darme por vencida. Disfruto mucho de los procesos de aprendizaje dentro de las distintas cosas que hago y me propongo.

¿Qué proyectos se vienen para 2019?

Durante el año vamos a estar organizando distintas actividades, charlas y clases de cocina abiertas al público de Nordelta. Una propuesta original y divertida para aprender un poquito más sobre estos temas.

Melanie Shulman

CONTACTO:

Facebook & Instagram: @Gaby C – Elegi Bien-Estar

Mail: gaby-cosentino@elegibienestar.com

Mail: Natalia.bruchilari@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

5 mitos del reciclaje derribados

El último Día de la Tierra, publiqué una columna en Washington Post sobre los mitos comune…