Esta idea colaborativa sin fines de lucro consiste en la utilización de una aplicación en donde se encontrarán los datos de cada usuario verificado, así sea conductor o pasajero. En el caso del pasajero se requerirán sus datos personales, (documento de identidad, dirección en la que vive, nombre, edad, teléfono; entre otros) y en el caso del conductor también los datos de su automóvil (cédula verde, registro de conducir, modelo, patente). Esta información se compartirá parcialmente con los usuarios.

Una de las ideas de esta plataforma gratuita es que no se maneje dinero físico, sino que los gastos del viaje, peajes y combustible se dividan mediante la aplicación y entre los usuarios que compartan el auto en cuestión, incluyendo al conductor, sin que éste obtenga ganancias por demás.

Este uso compartido además ayuda a proteger el medio ambiente y disminuye el tránsito, ya que se reduce la cantidad de autos en circulación, las emisiones de gases, el consumo de combustibles fósiles, niveles de smog y ruidos en la ciudad y la probabilidad de accidentes.

Luego de finalizar el viaje, se encontrará la opción de calificar al conductor o mismo al acompañante, para mejorar la calidad de cada viaje, y tener referencias previas para los que utilicen el sistema próximamente con aquellos usuarios.  También se da la oportunidad de generar nuevos contactos y/o lazos sociales.

Se realizó una encuesta a los vecinos de Nordelta para verificar la disposición que se tiene para este nuevo emprendimiento. El 72,2% de los encuestados accedieron a compartir el auto con personas desconocidas y el 78,9% está interesado en la realización de una aplicación de este tipo.

Por Camila Iara Hess.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Día del padre: ¡regalos y gastronomía!