Por Gabriela Cosentino – Health Coach 

Hace aproximadamente un mes una mujer me preguntó en el gimnasio cómo empecé a entrenar para correr un Ironman 70.3.  En ese momento que le conté qué me impulsó a hacerlo me di cuenta cómo uno se va entusiasmando con los desafíos y cómo un desafío lleva a otro, y así sucesivamente…

Empecé a correr hace 6 años cuando nos mudamos a Punta del Este y siempre pensando que sólo iba a correr para disfrutar y que las personas que hacían maratones de 42 kms. estaban totalmente locas, ya que a mí no me interesaban esas metas, solo quería correr para mí…

Me uní a “Corredores del Este” un grupo de gente que compartía los mismos intereses deportivos y me convencieron para correr mi primera carrera de 8 kms, otra de 10 kms. y así empecé con los primeros 21 kms. Mis amigas organizaron ir a New York a correr la maratón más famosa y grande del mundo y bueno, me tenté y fui en 2016 y ¡volví a correrla en 2017! Después de la maratón, en una charla con varios corredores que habían hecho un Ironman 70.3 comentaron que si bien esta competencia era más larga, se hacía más llevadera que una maratón y ahí pensé que quería experimentar esa diferencia.

En 2018 me mudé con mi familia a Buenos Aires y empecé a entrenar con Trianorte para hacer mi primer Ironman 70.3 en noviembre 2018. Un “pequeño” detalle: tuve que aprender a nadar de cero, porque nunca había aprendido a nadar crol, así que este “detalle” hizo que el desafío fuera más difícil todavía. Fue un año intenso, mi cuerpo se tuvo que acostumbrar a entrenar tres deportes, tuve que aprender a ser paciente, humilde y perseverante, aprender a no darme por vencida cuando no sólo no podía nadar una pileta sin quedarme sin aire, sino también cuando perdía al pelotón rodando después de una curva.  

Y así hice mi primer Ironman 70.3 en Nordelta, Buenos Aires y terminé feliz, sintiéndome realizada y con ganas de seguir mejorando.  Y sí, pienso que el medio Ironman es más llevadero que una maratón, son tres disciplinas que te mantienen ocupado y no es tan monótono como correr 42 kms.

El Ironman 70.3 de Punta del Este se presentó con varios imprevistos que hicieron que la carrera resultara más difícil de lo que pensaba y con muchos aprendizajes.  Cada carrera es diferente, lo importante es aprender de cada circunstancia y seguir adelante, con el mismo entusiasmo, perseverancia y tenacidad.  Es como la vida,  uno puede estar preparado, dar lo mejor de sí, pero hay imponderables que no dependen de nosotros. Está en nosotros sortear las vicisitudes, seguir adelante con la frente alta y no darse por vencido.  Estas carreras de resistencia son desafiantes, nos ayudan a moldear nuestra personalidad, nuestra actitud, nuestra cabeza y a comprobar que con una actitud positiva, tenacidad y perseverancia se puede lograr nuestro objetivo.  Está demás decirles que ya estoy con la mirada puesta en el próximo Ironman 70.3, noviembre 2019.

CONTACTO

Facebook & Instagram: @Gaby C – Elegi Bien-Estar

gaby-cosentino@elegibienestar.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Beauty week

El evento fue realizado por Falabella, y las sucursales que participaron fueron Falabella …