Qué diferencia hay entre estar despierto o dormido? Todas las funciones corporales que caracterizan al individuo estando despierto perduran mientras duerme. Sus órganos se mantienen intactos, sus emociones siguen activas, la mente continúa generando ideas. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre estar despierto o dormido?

La única diferencia es que la persona dormida no reconoce el orden de las cosas. En otras palabras, en un sueño la realidad se distorsiona a tal punto que uno puede ser testigo de situaciones absurdas y aun así hallarles sentido.

En cierta forma, nosotros comenzamos a vivir en un sueño cuando perdemos de vista lo que es importante. En el momento en que nuestras prioridades se distorsionan y atribuimos valor a aquello que no es realmente valioso, empezamos a vivir dormidos.

La realidad es que estamos en este mundo con una misión Divina. Tenemos la obligación de trascender las amarras del ego y de buscar el modo de contribuir a los demás. Una vida centrada en el bien personal es una vida drenada de su verdadera grandeza. Estar vivo implica poder abrazar una verdad superior y consagrar nuestras facultades a hacer del mundo un lugar mejor.

Si queremos despertar de nuestro letargo espiritual, debemos relajar un poco las exigencias del ego y conceder aunque sea un pequeño espacio a los demás. Tratemos de dedicar un par de minutos al día a pensar en cómo podemos contribuir al bienestar del otro. Todo se reduce a una cosa: el que piensa en cumplir sus sueños, vive dormido. En cambio, quien dedica tiempo a cumplir el sueño Divino –de hacer de este mundo un lugar mejor– logra despertar del hechizo del ego, se libera y lo- gra hacer realidad sus propios sueños.

Adaptado por Moisés Waisberg

CONTACTO

Mail: info@jccnordelta.com

bhagman@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Ad Astra: un viaje hacia uno mismo

El hombre siempre soñó y seguirá soñando con lo que se puede encontrar fuera de su hogar, …