La problemática del arroyo Las Tunas es una muestra de lo que somos capaces de hacerle a la naturaleza y a nosotros mismos.

Los tiempos nuestros como agentes de cambio y los tiempos administrativos para los controles a las empresas que vierten sus efluentes o la adecuación para que los residuos de los barrios carenciados no terminen nadando en el arroyo o para que el aparato estatal ejerza acciones preventivas y correctivas nunca van de la mano con los tiempos de la Madre Naturaleza.

Seguimos sin entender que lo que le hacemos al medioam- biente nos lo hacemos a nosotros mismos, por la simple razón de que somos parte de ese gran y perfecto sistema.

Estamos equivocados por la simple razón de que no tene- mos la menor idea de lo destructivos que podemos llegar a ser. Mientras sigamos buscando culpables sin asumirnos como res- ponsables de este gran desastre que es el estado en el que se encuentra el arroyo Las Tunas, nos seguiremos equivocando. Mientras tanto, es más fácil mirar para otro lado y buscar culpa- bles en vez de involucrarnos y ver qué podemos hacer para cambiar nuestro metro cuadrado.

Nordelta y sus alrededores están creciendo exponencialmen- te, y con ello crece la población y su consumo, al igual que los residuos que arrojamos como residentes. ¿Estamos separando los materiales reciclables? ¿Mi empresa es ambiental y social- mente responsable? ¿Está dentro de los intereses de las empre- sas no ensuciar ni contaminar el ambiente, incluido el arroyo?

Todas estas preguntas ya deberían tener una respuesta por parte de cada uno de nosotros y tan solo si la respondemos responsablemente y con conciencia, animémonos a alentar que otros nos imiten y a exigir a las autoridades competentes que hagan cumplir las reglamentaciones a las empresas, y que bus- quen alternativas para la solución de la basura en los barrios carenciados y por ahí vamos.

Ya las leyes están todas escritas, ya se tiene casi toda la in- formación de la contaminación del arroyo, es solo cuestión de gestionar, de educar y de querer realmente desde lo más pro- fundo de nuestro ser dejar un mejor planeta a nuestros hijos.

Plan para el saneamiento del arroyo Las Tunas

La arquitecta Cecilia Bottelli, gerente de proyecto urbano de Nordelta S.A., entrevistada por Gallaretas, puntualizó cuál es la situación actual del plan de obras presentado para revertir la contaminación ambiental que sufre el arroyo.

Le consultamos acerca de cuáles serían las soluciones al cons- tante mal olor del arroyo Las Tunas, y nos manifestó que el sanea- miento del arroyo es un tema prioritario para Nordelta y que cuentan con un plan ya presentado ante la Dirección de Hidráuli- ca de la Provincia de Buenos Aires que comprende diversas obras para asegurar el flujo continuo del caudal normal de Las Tunas, por medio de una estación de bombeo que lo impulsará a través de un ducto subterráneo paralelo a nuestra avenida troncal hasta su descarga en el canal aliviador del río Reconquista.

También nos ofreció una breve descripción de las etapas del mencionado plan, a lo que agregó que actualmente están a la espera de su aprobación definitiva por parte de dicho organis- mo y que una vez obtenida la aprobación final se estima un plazo de obra de entre 18 y 24 meses. A la fecha ya han adelan- tado trabajos con la colocación de 1.500 metros de cañería en el perímetro del barrio Castaños y se están colocando 1.200 metros adicionales en el perímetro de Carpinchos. Estos metros equivalen al 60 por ciento de la cañería total del proyecto. Adi- cionalmente se instalaron dos barreras de contención de resi- duos en cada extremo del arroyo en Nordelta (Camino Bancalari-Benavídez y Canal Aliviador) y se está realizando la remoción periódica de residuos en el ingreso del arroyo por Bancalari. Esto detiene la circulación de desechos sólidos que bajan desde aguas arriba del arroyo.

Consultada acerca de si los potenciales propietarios de los terrenos linderos o cercanos al arroyo compraban los terrenos conociendo esta problemática, puntualizó que “el arroyo Las Tunas está a la vista de todos y el perfil de quienes se acercan a comprar en Nordelta suele ser el de personas bien informadas”.

A la vez, Bottelli nos comentó que el origen de la contami- nación del arroyo Las Tunas es estructural y requiere de un plan a nivel provincial. Actualmente, el foco de Nordelta está en aprobar el plan elaborado para el cauce del arroyo que pasa por Nordelta y ejecutar dichas obras. Durante estos años han estado trabajado mucho en la caracterización del arroyo, identificando todos los vuelcos industriales y cloacales, y han entregado la información a las autoridades intervinientes.

Respecto de la decisión de cambiar el cauce del arroyo, Nor- delta realizó, a través de un especialista en la materia, un estu- dio de impacto ambiental que incluye análisis del sistema hidrológico e hidráulico tanto de Nordelta como de su entorno. Este estudio contempló el sistema de drenaje interno de Nordel- ta y el sistema de la cuenca baja del río Luján. Estos estudios se presentaron ante las autoridades competentes. El arroyo en su traza original atravesaba por el medio del Lago Central. El des- vío del arroyo estaba previsto desde 1992.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Jaula abierta: pájaro que ha volado

A los 18 años les dijo a sus padres que quería irse a estudiar fuera del país y la apoyaro…