Adriana se crio dentro del ambiente médico. Sus padres, con quienes comparte profesión, fundaron en una clínica que lleva su apellido en la localidad de San Miguel. Siguiendo sus pasos, a la hora de elegir una carrera, optó por Medicina, y se especializó en Dermatología: “Buscaba una especialidad que fuera clínica y me permitiera atender en un consultorio, ya que para mí siempre fue importante tener la posibilidad de formar una familia y dedicarle tiempo”, relata.

Tras estudiar en el Hospital Durand y el Hospital Argerich, trabajó en la clínica de su familia, donde fundó el área de dermatología. Sin embargo, con el paso de los años, Adriana buscó desarrollarse laboralmente en la zona donde residía y fundó Bessone Medicina para la Piel, en Nordelta.

Al abrir su propio espacio, ella tuvo claro que lo primordial era que la clínica se enfocara en su especialidad: “Para mí era fundamental abrir un consultorio que fuera solamente de dermatología. La parte estética estaba sostenida sobre una base médica”, describe. Por otro lado, la impronta del trabajo colaborativo y con profesionales permanentemente actualizados son características fundamentales para Adriana: “Todas las cosmetólogas, por ejemplo, tienen acceso al historial clínico de un paciente y, de tener una duda durante la consulta, pueden acudir a una dermatóloga. De la misma manera, cuando alguna doctora realiza una capacitación, le pedimos que comparta con nosotras aquello que aprendió, ya que buscamos que todas estemos en la misma sintonía”, explica.

Así fue como esta vecina logró construir un centro médico de alta calidad que, a la vez, privilegia la buena atención a sus pacientes: “Nuestra idea es que el paciente se sienta bien desde el momento en el que entra en el consultorio. Buscamos que llegue a un lugar agradable, donde no tenga que esperar du- rante períodos prolongados, ya que para nosotros es esencial respetar su tiempo”, describe.

¿Qué caracteriza al centro dermatológico Bessone?

Nuestra principal fortaleza es que somos un consultorio dermatológico. Conocemos la piel, somos médicos y a partir de eso construimos la parte estética. Contamos con profesionales subespecializados en acné, psoriasis, dermatología infantil y lunares, pero todos podemos trabajar con todas las patologías. Además, buscamos que nuestros pacientes sepan que cuentan con el apoyo de todo el equipo desde el momento en el que entran. Aun si un paciente se atendió con una doctora y ella no está, nos ponemos en contacto para acceder al historial clínico y resolver la necesidad.

Ustedes proponen tratamientos anuales para sus pacientes. ¿En qué consisten?

Tenemos la propuesta de armarle al paciente un programa a largo plazo, porque todo lo que es estética y cosmetología es algo que requiere un seguimiento constante. Además, hay tratamientos estacionales, e intentamos que los cambios sean paulatinos.

¿Cuál es la importancia del control de lunares?

La primera vez que llega un paciente le hacemos un análisis integral. El paciente debe irse del consultorio con dos aprendizajes: uno es el cuidado de la piel frente al sol, y el otro es el control de los lunares y ver cuáles son las pautas de alarma que hay que tener frente a un lunar.

Desde hace muchos años realizan un trabajo de control y prevención junto con la Fundación Nordelta. ¿En qué consiste?

Todos los años, La Sociedad Argentina de Dermatología lleva adelante una campaña de prevención de cáncer de piel. Durante una semana de noviembre, se realizan controles gratuitos de lunares. Nosotros nos adherimos desde que empezamos, y todos los años hacemos controles gratuitos en el consultorio y en el Barrio Las Tunas de la mano de la Fundación Nordelta.

ABC para el cuidado de la piel

Por la noche:

  1. Si te maquillás, sacate el maquillajecon una emulsión de limpieza. Retirala con un algodón y limpiá la cara con una espuma de limpieza.
  2. Secá bien la cara y empezá con un antioxidante con vitamina C. La piel, tanto por la polución como por el sol, genera radicales libres, moléculas inestables que van dañándola; los antioxidantes neutralizan esas moléculas e impiden el daño.
  3. Después (según la edad), se pueden usar distintos ácidos que estimulan la formación de colágeno.
  4. Por último, usá un hidratante.

Por la mañana, el tratamiento es más corto. Es importarse lavarse la cara, hidratarse la piel y protegerse del sol.

Chiara Lauria

CONTACTO 

Dirección: Edificio North Coral Plaza, Pasaje de la Ciencia 75. Piso 5, departamento 55, Nordelta

Teléfono: 4871-5483

Mail: info@bessonepiel.com.ar

Web: www.bessonepiel.com.ar

Facebook – Instagram: @bessonepiel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Cosmiatría globalizada

Con ocho años de experiencia en el rubro, Ale nos trae directo desde Colombia todos sus co…