Al entrar en su consultorio, nos encontramos con un espacio cálido, distendido y equipado con los últimos avances tecnológicos. Esto es un reflejo del trabajo de Carlos Palmieri y sus hijos, Pablo y Alejandro, quienes se abocan a su profesión con dedicación.

Para esta familia de odontólogos, ir a trabajar es motivo de alegría. “Podemos hacer lo que nos gusta y, además, estar en familia”, explica Alejandro. Este disfrute se plasma en su búsqueda por estar permanentemente actualizados y ofrecer los mejores tratamientos. Y es que, para ellos, mantenerse al día con las novedades técnicas y odontológicas resulta esencial: “Creo que, si uno quiere crecer, sin duda tiene que apostar por la tecnología. Es muy importante seguir los avances tanto técnicos como de tratamiento”, explica Pablo. Los esfuerzos y experiencia de este equipo de tres, sin duda rindieron sus frutos, ya que este año fueron nombrados representantes en Argentina de la Academia Internacional de Odontología Digital.

Hoy, la mayor apuesta del consultorio es una máquina denominada CEREC (Ceramic Reconstruction), la cual posibilita digitalizar los procesos de tratamientos odontológicos. La máquina permite que todos los procesos pasen a ser digitales, por lo que las piezas dentales (carillas, coronas, incrustaciones) las hacen ellos mismos usando tecnología 3D en una sola sesión. Además, este equipo ofrece la posibilidad de transformar la manera de hacer ortodoncia. Alejandro explica que “es una opción de tratamiento más rápido, se acortan mucho los tiempos, y lo principal es que se disminuye el margen de error que puede darse cuando intervienen terceros”.

Con la nueva máquina, ¿cómo cambia el tratamiento de ortodoncia?

Carlos: Antes había que tomar moldes, realizar sesiones de instalación de brackets que fácilmente se despegaban y teñían con colorantes, y era un proceso muy extenso. Ahora, se hace un escaneo de la boca, las imágenes van a Estados Unidos y desde ahí arman el plan de tratamiento para la persona.

Pablo: Además, hoy en día, a nivel mundial, se habla mucho de la ortodoncia invisible, que básicamente son placas alineadoras transparentes y casi imperceptibles que cumplen la misma función que los brackets, pero se usan 23 horas por día aproximadamente. El sistema original se llama Invisalign, es americano y es el que actualmente realizamos en nuestra clínica. La empresa que los fabrica no necesita más que el escaneo de la boca junto con una serie de fotografías, los cuales son enviados a su centro de fabricación en Estados Unidos vía online, y luego ellos arman una propuesta adaptada, que es evaluada y, una vez aprobada por nosotros, envían el juego de placas de ortodoncia terminado.

¿Cómo se diferencia de los brackets?

Alejandro: Se comprobó mediante varios estudios que los brackets traumatizan de cierto modo el hueso por la excesiva e incontrolada fuerza que generan al mover la pieza dentaria. Este exceso de fuerza trae consecuencias como, por ejemplo, retracciones y desarmonizaciones gingivales, movilidad dentaría e incluso recidiva del tratamiento. Es muy común escuchar a pacientes que han tenido malas experiencias mediante estos obsoletos tratamientos.

Carlos: Además, está el factor humano. El tratamiento se ajusta de acuerdo con el criterio del ortodoncista; en cambio, el uso de placas alineadoras invisibles está guiado por un estudio totalmente digital tridimensional y predecible.

¿Cómo fue la recepción del tratamiento?

Carlos: Fue fabulosa; vienen muchísimas personas a consultarnos. La gente está contenta: el hecho de que a veces en el día podamos solucionar un problema es algo muy positivo, porque el paciente no pierde su valioso tiempo viniendo a varias sesiones de pruebas que generalmente resultan ser tediosas.

¿Qué posibilidades brinda el trabajo en familia?

Carlos: Los tres podemos interactuar con los pacientes, y cada uno se enfoca en aquello para lo que está más formado para hacer.

Pablo: Todos hacemos todo pero cada uno tiene un lugar más específico. Para que algo esté aprobado lo aprobamos los tres. Lo que siempre digo que tenemos de bueno es que no competimos entre nosotros.

¿Qué es lo más importante que quisiste transmitirles a tus hijos al entrar en esta profesión?

Carlos: Creo que lo más importante es el paciente y hacer lo que uno quiere divirtiéndose. Para mí, venir al consultorio a trabajar debe ser motivo de alegría. Así es como trabajé toda mi vida y sigo trabajando, y eso es lo que intenté transmitirles a ellos.

Chiara Lauria

CONTACTO
Turnos por Whatsapp: +54 (911) 5037-7267 / + 54 (11) 4871-4868

Mail: nordelta@doctorespalmieri.com.ar

Horario de atención: lunes a viernes, de 13 a 20 hs.

Web: www.doctorespalmieri.com.ar

Instagram: @doctorespalmieri

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Apostando al futuro

NDAngels es un club de inversores ángeles que apuesta por el crecimiento de diferentes sta…