Hace ya varios meses venimos viendo a un Will Smith azul como el Genio de la adaptación de 2019 de Aladdin. Y nos hacemos preguntas. ¿Será tan gracioso como el dibujo animado? ¿Estará a la altura del icónico y rememorado Robin Williams?

Otra duda que surge es si el público quedará satisfecho con un remake de una de las películas más importantes de la infancia de los niños desde 1992, ya que la mayoría de esos niños somos adultos ahora, y no queremos que nuestros recuerdos se distorsionen.

El film fue dirigido por Guy Ritchie, mejor conocido por sus películas de acción al estilo inglés como Snatch(2000) o RocknRolla(2008). Nada que ver una cosa con la otra. El elenco está integrado por Mena Massoud como Aladdin y Naomi Scott como la princesa Jasmín.

Otro dato interesante es que la música fue compuesta por Benj Pasek y Justin Paul, quienes ganaron el Oscar a mejor canción original por City of Stars, de La La Land, en 2016. Los compositores también participaron del soundtrack de The Greatest Showman. Si bien incluyen las canciones “A Whole New World” o “Arabian Nights”, se integraron nuevos temas que contextualizan los cambios en la trama.

La historia es fiel a la creada por Disney inicialmente, pero con algunos retouchs que nos hacen dar cuenta de la originalidad de la versión primaria. Esta vez, Jazmín se muestra como una princesa contemporánea, con valentía, intuición, inteligencia y ganas de pertenecer a un mundo más justo y sin prejuicios.

La película tiene un vestuario extraordinario, con colores deslumbrantes y bordados típicos de la India, (y si se puede decir, ¿de Agrabah?). Ni hablar de la escenografía, en donde pareciera que uno se puede encontrar en un parque temático de Disney.

El único punto débil del filme es el guion, lo suficientemente sencillo para pertenecer al entretenimiento infantil pero también para pasar desapercibido y sólo concentrarse en la acción. Sin ir más lejos, recomiendo ver la vieja Aladdin primero (o para recordar) y más tarde dedicarse a ver su nuevo lanzamiento y apreciarla ustedes mismos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Men In Black: International, un cambio de camada

2019 podría llamarse el año de las secuelas. En Hollywood, los productores y directores in…