La indumentaria vegana cuida a los animales, al medio ambiente y a la sociedad (ya que muchas veces en las empresas fast fashionhay explotación de personal). Ayuda a ser conscientes de lo que se encuentra detrás de cámara.

Los textiles que evitan el uso de la explotación animal son el algodón, el cáñamo, el lino, la microfibra, el ramio y el cuero artificial, entre otros. Estos materiales cada vez son más conocidos y se expanden mucho más rápido hacia el espacio de la moda, por el hecho de que se intenta cuidar lo que tenemos en el planeta desde lo que podemos hacer nosotros.

Daniela Fleitas (33 años), dueña de WÜ, y Connie Isla (25 años), cantante y actriz  vegana, trabajan juntas y cuentan un poco sobre su experiencia con su marca de zapatos veganos, desde la razón por la que lo iniciaron hasta la forma de producir.

Daniela inició la marca hace 6 años. Al principio, hacía zapatos a medida para novias, fiestas o cualquier evento social. Hace aproximadamente 3 años conoció a Connie, quien le propuso la idea de realizar un borcego vegano, y así comenzaron a trabajar juntas en este proyecto.

“Todos nuestros productos, desde el taco que se coloca adentro del zapato, el pegamento, hasta los géneros que utilizamos, son veganos. La elaboracón sucede en un taller que no es clandestino, claramente nosotros estamos avocados a todo lo que es el slow fashion. El fabricante se llama Julio, que los hace en su casa y tiene un taller de zapatos hace mucho tiempo, los hace uno por uno, es un proceso muy artesanal” relata Connie.

Esta moda no llega a la industria únicamente para estar “in” sino como un factor más que hace que las personas comprendan de alguna manera qué es lo que se consume actualmente. Además de que la producción “slow fashion” difiere en las condiciones higiénicas, de seguridad y de trabajo, se realiza desde un lugar totalmente ético y moral en comparación con algunos lugares que hacen “fast fashion”.

Connie también agregó: “Quisimos cambiar un poco el paradigma y empezar a producir de forma ética: sin crueldad social, ni animal, ni ambiental porque los procesos de producción de “fast fashion” son terribles a nivel ambiental, el desperdicio y la contaminación de agua y energía que hay es tremendo. Desde los tres lados, tenemos la parte social, la ambiental y la parte animal. Creemos que de a poco se va a poder hacer un balance.”

 

Showroom: Recoleta

Instagram: @wu_shoes

Mail: hola@thaiswu.com

Número de contacto: 1167915030

 

Por Camila Iara Hess.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

25% de descuento en Nordelta Centro Comercial