El arte del cepillado en seco, también conocido como Body Brushing, es uno de los mejores secretos de belleza. Su aplicación regular transforma la piel seca, reduce las celulitis y tonifica las áreas con problemas.

Rejuvenece, anima y estimula la eliminación de las toxinas acumuladas por la contaminación, el sudor y los productos de belleza. La adopción del cepillado además de ser beneficioso para los problemas de la dermis, es un gran aliado a la hora de hacer una desintoxicación. Basada en los fundamentos de la dígito puntura – una técnica milenaria china – reconoce más de 700 puntos en el cuerpo que son nodales y al cepillarlos, se activan. ¡Es una inyección de energía que supera cualquier estimulante!

La piel es el órgano más grande del cuerpo. Conocido también como el tercer riñón y el tercer pulmón, en un día elimina alrededor de medio kilo de desechos en forma de sudor. El cepillado en seco sobre nuestra piel ayuda a la regeneración del organismo. Y es tal la efectividad de esta práctica, que aún sin dieta y sin ejercicio, se obtienen resultados.

Al estimular la capacidad de eliminación de la piel, se alivia el trabajo de los órganos como pulmones, riñones, colón y en las terminaciones nerviosas, rejuvenece la organicidad del cuerpo. Asimismo contribuye a suavizar la piel para una mejor absorción de los aceites corporales, mantecas o lociones.

Cepillarse en seco es un placer sensorial. La primera impresión luego de una sesión es la de un total bienestar y rápidamente se percibe una mejor circulación. Incluso alivia y deshace las contracturas provocadas por las malas posturas además de aumentar la claridad mental al estimular el aporte de oxigeno al cerebro. Para aquellos que sufren migrañas, el cepillado se presenta como una solución que destierra los dolores de cabeza. De manera sintética se puede decir que ayuda a mejorar la salud en general.

 

¿Cómo debe ser el cepillo?

A modo de recomendación general, el cepillo debe ser de cerda de fibra vegetal natural. Lo ideal es tener varios cepillos: uno de mango largo y de cerdas suaves para llegar a la espalda (y otras partes del cuerpo inaccesibles) más un cepillo de masaje de púas romas en madera del tamaño de la mano, para masajear glúteos, muslos y caderas.

Cada parte del cuerpo, al igual que las personas, tienen diferentes grados de sensibilidad en la piel y por esta razón, se deben cepillar algunas partes del cuerpo mas enérgicamente que otras. Lo ideal es hacerlo desnudo frente al espejo, inmediatamente al levantarte y antes de ducharte. Se debe realizar de la cabeza a los pies o de los pies a la cabeza evitando siempre las zonas sensibles. El movimiento del cepillado debe ser largo, redondo y siempre en dirección hacía el corazón. Empezá con suavidad y no insistas hasta el punto de irritarte la piel. El cepillado de cada mañana te llevará más o menos 10 minutos. No se recomienda el tratamiento a aquellas personas que padecen cualquier irritación de la piel, lastimaduras o urticarias, infecciones, psoriasis, etc.

Posterior al cepillado, bañarse con jabón natural para retirar las impurezas. El primer día resultará extraño, al tercero notarás los primeros cambios y a la semana sabrás del poder del cepillado; mejoras en el tono muscular, comienzan a desaparecer los pocitos y arañitas y por sobre todo, prevalece la sensación de paz y tranquilidad.

 

Contacto:

Inés Vázquez Noya

Mail: ines.vazqueznoya@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Nutrición en el sobrepeso y ejercicio

E l ritmo de vida actual nos lleva casi sin darnos cuenta a comer en forma desordenada, sa…