La fotografía siempre tuvo un lugar importante en la vida de Melody. De su niñez conserva el recuerdo de ver a su mamá capturando momentos con una pequeña Kodak analógica. Por otro lado, su tío, Raúl Errubidarte, es fotógrafo de moda desde hace treinta años y, durante sus inicios, fue para ella su mentor y referente.

Paradójicamente, los recuerdos de su niñez solo permanecen como memorias, ya que un incidente durante su infancia la llevó a perder todas sus fotos, y hoy solo conserva dos: “Un verano en Mar del Plata, tuvimos que dejar todas nuestras pertenencias en la panadería de unos amigos. Cuando regresamos, no pudo ser más triste la noticia: habían entrado a robar. Ese robo no se llevó nuestra ropa, nuestros juguetes y documentos… se llevó mi pasado”, relata.

Sin embargo, con el paso de los años y la llegada de la maternidad a su vida, Melody encontró la manera de darle una pequeña revancha a su pérdida: “Ser madre fue una puerta que me abrió muchas experiencias, sensaciones y conocimientos de mí misma. Con todo eso, llegó la fotografía y comencé a vivir la unión de ambos mundos”, explica.

Así empezó un recorrido que viene atravesando desde hace muchos años. Durante el trayecto, se dedicó mucho tiempo a la fotografía NewBorn, pero una vivencia la llevó a que su corazón se enfoque en retratar los primeros momentos de la familia en la clínica.

¿Qué es lo más valioso que ofrece la fotografía?

Yo creo en la fotografía como un viaje en el tiempo. Hoy, hablando de maternidad y familia, siento que es la posibilidad de revivir, con nuestros pequeños, su propia historia. Por eso me enfoco tanto en las sesiones a domicilio y en las clínicas, donde todo lo que contamos es la pura y bella realidad, tratando siempre de mantenernos fieles a cada historia, sabiendo que son los pequeños detalles los que la hacen única.

¿Cómo surgió tu actual propuesta?

Una gran amiga había tenido su bebé, yo salía de hacer una sesión y fui a visitarla. De pronto me vi rodeada de sensaciones: los colores de las paredes, la cuna de acrílico transparente, esa cinta en el pequeño pie del bebé. Saqué mi cámara, casi sin pedirle permiso, y empecé a retratar todo eso que me había conmovido. No les puedo explicar lo que fue llegar al estudio y editar esas fotografías: sentí que todo el trabajo que amaba estaba perdiendo relevancia, que tenía frente a mí lo mejor que había hecho hasta ahora.

¿En qué consiste “Primeros días en la clínica”?

“Primeros días en la clínica” es una sesión que te va a enamorar toda la vida. Se realiza en menos de cuarenta minutos, con la rapidez y armonía que la situación requiere.

Tenés el estudio en tu casa, ¿qué posibilidades te brinda en relación con tu vida como mamá?

Siempre fui bastante inquieta. Cuando nació Santi, yo quería disfrutar el día a día de su crecimiento, así que me organicé y armé el estudio en casa. Así pude combinar la maternidad con el trabajo. Mi hijo adora pasar tiempo conmigo en el estudio, él dibuja mientras yo edito fotos.

Hace poco tiempo te pusiste del otro lado e hiciste tu propia sesión de maternidad. ¿Cómo la ideaste?

Tuve en cuenta que estoy retratando todo eso que hoy me pasa para que, el día de mañana, Paloma esté acompañada de imágenes que podamos recorrer juntas. Por eso, elegí la intimidad de mi hogar, ese lugar que es mi refugio en el mundo, donde todo ocurre, la rutina, el amor, nuestras historias. Lo principal en toda sesión es bajar la autoexigencia femenina, e intento verme a mí misma como lo que soy: una mamá enamorada, tranquila y feliz con su embarazo.

Chiara Lauria

CONTACTO

Web: www.melobalsells.com

Instagram: @melobalsells

Facebook: @melobalsellsfotografia

Mail: melobalsells@hotmail.com

PH: Las fotos son de Raúl Errubidarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Julio Zamora va por la reelección

Julio Zamora fue elegido como candidato del Frente por Todos no solo porque es el dirigent…