Amante del orden, los espacios armoniosos, colores suaves, luz natural y cada rincón bien pensado, Wendy Dubinicz, interiorista, da consejos para rearmonizar y cambiar las energías de la casa, y explica qué es el feng shui, cuándo recurrir a él y cómo hacerlo.

¿Qué es el FENG SHUI?

Hubo un tiempo en el que pensé que el Feng Shui atentaba directamente contra alguna idea creativa que podía tener, o me resultaba difícil tener que cumplir con algunas pautas del espacio y la distribución de los muebles.

Lo cierto es que en una casa en donde estos principios están considerados, se vibra una energía diferente, se siente calma y se vive una experiencia desde todos los sentidos.

Y esto es por que el FENG SHUI es un Antiguo sistema filosófico chino de origen taoísta que se basa en la ocupacion consciente y armónica del espacio. Es el equilibrio que aporta energías positivas y armoniza.

¿Cuando recurrir a esta técnina millenaria?

Cuando buscamos ARMONIZAR, PROYECTAR y EQUILIBRAR.

¿No les pasa que se estancan, que no se sientes cómodos, o sienten que la energía no fluye y quieren renovar toda de la casa? Muchas veces me llaman porque no les gustan mas los muebles, porque quieren cambiar el estilo, pero siempre terminamos hablando de las energías, de la luz, del orden, de aprovechar los espacios al maximo, de la circulacion, de como encontrar armonía y de como equilibrar la información en todos los espacios, el tema es muy amplio y si están en esta búsqueda, el Feng Shui puede ser la técnica que los haga sentir mejor.

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo se aplica en la decoración y en la casa?

Hay tres pasos que no podemos obviar…

  • VACIA. Puede ser sinónimo de soltar. Libértate de lo que no usas. Regala, renova la energía de cosas viejas que ya no tienen ningún uso y sólo tienen carga emocional.
  • ORDENA. El Feng Shui es para todos, el orden es donde comienza la fase de renovación de energía. El lugar idóneo para guardar cada objeto será lo más cerca posible de la estancia a la que pertenece, o en un lugar que tenga una energía similar. (Ej. No guardar zapatos debajo de la cama)
  • LIMPIA. La limpieza se debe empezar por el fondo de altillos y armarios para acabar por lo mas exterior. Los cambios de estación son ideales para la limpieza, sirven para cerrar ciclos e impulsar nuevos proyectos. Como se trata de armonizar y renovar energías podemos comenzar esta limpieza con música que nos levante el ánimo, y una vez que hayas terminado la limpieza física, realiza una limpieza etérea, con sahumerio, incienso, palo santo, copal, lo que más te guste. Son recomendables el sándalo, la mirra o el romero.

Después, abre todas las ventanas, y puertas por un rato para hacer fluir todas las entradas de energía y renovarlas. También aconsejo abrir todos las canillas un minuto para acompañar esta regeneración. A primera hora del día siguiente es recomendable realizar de nuevo esta ventilación, para captar el aire más limpio de la mañana.

Tu casa tiene tres puntos claves para el feng shui: la entrada, la cocina y los dormitorios. En estos tres ambientes se resuelve el 90% del feng shui del interior de tu casa.

  • ENTRADA – Lo primero que ves al entrar a tu hogar es un buen indicador de la clase de energía que ingresa. Coloca cerca de la entrada flores, fotos familiares o cualquier otra cosa que sientas que te da la bienvenida cuando llegas. Refuerza la sensación de bienvenida estimulando todos los sentidos. Además de la luz y el color, usa una textura diferente en el piso (por ejemplo, una alfombra o felpudo) y agrega un aroma especial. Preferiblemente no cuelgues un espejo grande frente a la puerta de entrada de tu casa, sí es conveniente que coloques alguno de lado. Ilumina muy bien tu recibidor, pues un recibidor sombrío no puede atraer la energía Chi.
  • COCINA – Después de la entrada, la cocina es uno de los sectores de la casa que más contribuye a generar un buen o mal feng shui. Al cocinar, se  transmite la energía Chi a los alimentos, por eso el feng shui de la cocina puede influir mucho sobre el bienestar de la familia. De los Cinco Elementos del feng shui, en la cocina siempre están presentes el Agua y el Fuego. El Agua (lavaplatos) directamente enfrentada al Fuego (hornallas) debe considerarse como un factor negativo en la cocina, también si se encuentran a menos de 60cm uno de otro. La relación negativa entre el Agua y el Fuego puede influir en la relación de pareja y puede armonizarse con el elemento Madera. El color que corresponde al elemento Madera es el verde, por eso este color es muy apropiado para la cocina. Si no te gusta el verde, el amarillo y los colores crudos y naturales son también una buena alternativa. Para que los alimentos que preparas en la cocina tengan una energía óptima, debe evitarse que reciban un Chi (energía) agresivo. Para eso, los fuegos no deben quedar directamente enfrentados a la puerta de entrada de la cocina.
  • DORMITORIOS– Para el feng shui, el dormitorio es el ambiente más importante de la casa, pues durante el sueño somos más vulnerables a las energías del entorno. El dormitorio es decisivo para tu recuperación, salud y vínculos afectivos. La cabecera de la cama debe tener detrás de ella una pared o tabique sin ventanas o puertas, asegurándonos así que reciba una energía Yin, apropiada para el descanso. Esta pared debe ser idealmente la más alejada de la puerta de entrada. Hay que evitar que la cama quede alineada con alguna puerta. Toda puerta acelera el flujo del Chi y desde el punto de vista del feng shui, una puerta alineada con la cama hace que su energía sea inestable y perturba el descanso y la intimidad. Es preferible que no haya nada ventiladores de techo o luminarias pesadas colgando sobre la cama, pueden generar una sensación de amenaza. Las vigas sobre la cama tienden a proyectar el Chi de manera opresiva, afectando decididamente el sueño y el desempeño de la o las personas que duerman debajo. También los techos o cielo rasos que se inclinan sobre la cabecera de la cama generan Chi opresivo, con efectos similares a los de la viga. Trata de minimizar la cantidad de espejos en el cuarto (no más de dos) y que la ubicación de los mismos sea tal que el durmiente no se vea reflejado en ellos mientras descansa.

La armonía que propone el feng shui se basa en principios bien establecidos de la metafísica china: el equilibrio Yin Yang, la teoría de los cinco elementos, el Ba Gua y el concepto de la energía Chi.

El Yin y el Yang son las dos polaridades de la energía Chi. Yang es lo luminoso, activo y expuesto. Las áreas más activas o yang de una casa son su entrada, la cocina y las áreas sociales (living). Yin, en cambio, es lo oscuro, lo pasivo y lo reposado. Los dormitorios y los baños son las áreas yin de una casa. Lograr en la casa y en nuestra propia vida el equilibrio de los opuestos Yin Yang, entre la actividad y el descanso, entre la prosperidad y la salud, es el principal objetivo de la práctica del feng shui.

Chi significa aire o aliento, en el feng shui es un sinónimo de la energía vital que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos. La energía Chi es fluida, se mueve y se concentra de acuerdo a ciertos principios. Los parques y espacios abiertos, los cuerpos de agua naturales o artificiales, son beneficiosos para la energía de Chi de nuestra vivienda.

El Ba-Gua es un conjunto de símbolos que describe ocho fuerzas que operan en todo el universo y que también se pueden reconocer en una casa. Hay muchas fórmulas que derivan del Ba Gua, todas requieren del uso de una brújula. Por ejemplo, los sectores del Ba Gua se pueden relacionar con determinadas profesiones. Una manera sencilla de usar el Ba Gua es buscar en la figura de abajo el sector del Ba Gua más afín a tu profesión y activarlo con el elemento correspondiente.

La teoría de los Cinco Elementos nos dice que la energía de la Naturaleza, el Chi, se expresa a través de cinco fases: el Fuego, la Tierra, el Metal, el Agua y la Madera. En nuestra casa, los cinco elementos pueden materializarse mediante ciertos objetos. La teoría de los cinco elementos también se puede aplicar a los colores.

¿Cómo influyen los colores y qué significa cada uno?

ROJO– Elemento: Fuego. El rojo puede utilizarse para atraer la atención o dirigir el flujo del chi hacia donde se quiera, por ejemplo, hacia un rincón oscuro. El rojo puro debe utilizarse con moderación, preferentement en forma de acentos de color. Las personas depresivas pueden beneficiarse utilizando objetos rojos (por ejemplo, un despertador o un velador rojo en la mesita de luz).

BLANCO– Elemento: Metal.  El color de la pureza, ideal para transmitir neutralidad y limpieza. Sobre el fondo blanco, los objetos decorativos y también las personas resaltan. Es adecuado para cuartos de baño y dormitorios.

NEGRO– Elemento: Agua. La superficie negra absorbe toda la luz que recibe, sugiriendo misterio. Utilizado con acierto, el negro evoca un aire de misterio, receptividad, profundidad y sofisticación. El negro puro es preferible reservarlo para toques decorativos y detalles.

VERDE– Elemento: Madera. Un color que conecta con la naturaleza, tiende a tranquilizar y descansar la vista. Es adecuado para dormitorios, salas de estar, cuartos de baño, habitaciones de niños pequeños, lugares donde haya que generar ideas nuevas y creativas.

ROSA– No se asocia a ningún elemento, pero lo mencionamos porque se trata de un color con propiedades muy específicas. Está comprobado que el color rosa (para ser exactos, el color del chicle globo clásico) tiene un poderoso efecto relajante. Utiliza el color rosa en los lugares destinados a la relajación y el descanso.

TERROSOS– Elemento: Tierra. Los colores naturales (madera, habano, crudo, maíz, beige etc.) nos recuerdan a la tierra, a los materiales que provienen de la naturaleza. Son colores que equilibran, generan sensaciones de seguridad y comodidad.

AMARILLO– Elemento: Tierra. El más luminoso de todos los colores, el amarillo es un color magnífico para llevar alegría a un ambiente, es excelente para la cocina, especialmente si la familia suele comer allí, y también para el cuarto de los niños.

AZULES– Elemento: Agua. Tiende a hacer que los ambientes se perciban algo más grandes y frescos. Es un color sedante, además puede contribuir a reducir el apetito (prueba comer usando vajilla de color azul oscuro), favorece el descanso y la concentración, conduce a la introspección y a la pasividad.

NARANJA– Elemento: Fuego. Los tonos derivados del naranja (durazno, salmón) son excelentes para generar una sensación de calidez, unidad, bienvenida, fraternidad e igualdad. Es un color de gran visibilidad, pero menos excitante que el rojo.

PURPURA– Elemento: Fuego (la parte fría de la llama). El púrpura expresa exclusividad y autoridad. Es preferible manejarse con tonos pasteles con toques más intensos, la combinación con gris generalmente funciona bien.

Finalmente para seguir cargando de energia positiva tu casa, hace una reunión o una fiesta e invita a tus amigos y familia para que aporten frescura y vitalidad al hogar.

 

Wendy Dubinicz.

@designlovers

 

Por Camila Iara Hess.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

La Bahía de Nordelta extiende su propuesta gastronómica

HELL’S PIZZA La pizzería recién llegada copia el estilo neoyorkino de “by the slice” (por …