Por Romina Yemma, Arquitecta

Hay un lugar para cada uno. Para mí, hace años es el Puerto de Frutos, un pequeño embarcadero a orillas del río Luján, en la localidad de Tigre, junto al cual se ubica el Mercado de Frutos. Deben sus nombres a que hasta mediados del siglo XX desembarcaba allí la producción frutal del delta del Paraná, que luego era comercializada en la ciudad de Buenos Aires.

Es un área donde, de manera armoniosa, se conjugan la paz del río y la vorágine de la que busca objetos de diseño, decoración y textiles. Hay de todo: en cuanto a decoración, encontré lámparas de estilos variados, como para poder adaptar a cada casa. Las más modernas, con formas asimétricas y colgantes en colores blanco, plateado y con la última tendencia: el detalle en dorado. Tienen tanta presencia y un tamaño importante, que quedan espectaculares para ponerlas en un amplio living o comedor como objeto principal del ambiente. Por otro lado, están las de colores variados y fuertes, y se destacan por el brillo que les da las pequeñas piezas tipo venecitas, pegadas una al lado de la otra con diferentes formatos y diseños.

En general se complementan con algún detalle en bronce que se utiliza en la parte donde cuelga. En este caso se podrían utilizar más para destacar en un ambiente de menor tamaño, y hasta se pueden poner dos o tres juntas en diferentes alturas.

Las lámparas en mimbre siempre generan una calidez especial en el lugar donde se las ponga. Hay tanta diversidad dentro de esta línea que es impresionante: puede ser en forma circular o tipo campana, tamaños variados e incluso diferentes tonos dentro del característico marrón. El hierro es otro material que está de moda, ya sea para algún sector más rústico, como las galerías, balcones o arriba de una isla en la cocina para iluminar algún espacio puntual.

Por otro lado, con respecto a los textiles, los almohadones que se utilizan mucho son los de tonos monocromáticos entre el blanco y el beige (que siempre se pueden usar como comodines para cualquier sillón, cama o sillas). Las pieles, el detalle que se le suma, los vuelve mucho más agradables y llamativos. En el opuesto, están los de colores llamativos, en lentejuelas, ideales tanto para las adolescentes como para poner en un dormitorio como objeto de atención.

Las hamacas son otra pieza clave que está de moda, también los materiales predominantes que se pueden ver son similares a los de las lámparas; por ejemplo, el hierro se está trabajando en color marrón, para darle un aire más rústico, en forma circular y de gran tamaño, dándole calidez con la selección de almohadones. En este caso, se pueden utilizar tanto afuera como adentro, siempre teniendo en cuenta que, para poder dejar afuera, es ideal conseguir almohadones para exterior (tanto la tela como el relleno).

Las hamacas más tradicionales, en mimbre, se están utilizando para los interiores, puede ser en un sector del living o en algún dormitorio en reemplazo de los sillones de un cuerpo que se solían usar como lugar de descanso.

El Puerto de Frutos es para relajarse y pasear, hay una oferta muy variada y muchos sectores para recorrer. El consejo: ¡vayan con tiempo y disfruten el lugar, porque realmente es maravilloso!

CONTACTO: Puerto de Frutos
Horario de atención todos los días de 08hs a 16hs

Sarmiento 150, Tigre.

4512-4493 4512-4583

puertodefrutos@tigre.gov.ar

turismotigre/

puertodefrutostigre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

The Lion King: ¡¿otro remake?!

Consideremos el 2019 como el año de la nostalgia. Los personajes vuelven, las historias se…