Tras egresar del Northlands Nordelta, esta vecina del Golf decidió viajar a York, en Inglaterra, para estudiar literatura inglesa. Siempre había amado leer y su sueño era volverse profesora. Un día, a finales de 2013, mientras exploraba los stands de las sociedades estudiantiles, una compañera le habló de un club de pole dance, y aunque no lo conocía, se animó a probar. Sin saberlo, en ese momento descubrió el deporte que le cambiaría la vida.

Mientras avanzaba con su carrera, empezó a meterse a pleno en esta actividad: comenzó a competir e incluso llegó a ser la presidenta de la misma sociedad que la había formado. Luego de recibirse, decidió regresar a la Argentina, buscar una entrenadora y dedicarse tiempo completo a la disciplina que amaba.

Durante esta búsqueda, conoció a Maca Llanir, dueña de “Roses Pole”, una profesional que se volvió su mentora. “Mi ingreso en Roses marca un verdadero antes y después en mí como profesora y atleta”, reconoce.

Desde entonces, Ivi divide su tiempo dando clases y entrenando para competir. A fines de este año, participará del Elévate Pole Championship Latinoamericano, donde, junto con cinco compañeros, representará a nuestro país.

¿Qué distingue al pole dance?

Es el deporte más completo que probé en toda mi vida. No solo trabajás los músculos del cuerpo entero, sino también la flexibilidad, coordinación, resistencia anaeróbica, danza, acrobacia, teatralidad, etcétera. Es una disciplina que combina muy bien la destreza física y la expresión artística.

¿Cuáles son sus beneficios?

Aparte de ser un deporte físicamente muy completo, es una disciplina que tiene una influencia muy positiva sobre la salud mental de la gente, ya que te enseña a confiar en vos mismo, a querer a tu cuerpo por lo que te permite hacer, y te demuestra que siempre se puede dar un paso más hacia adelante. Todos los que lo practicamos coincidimos en que cuando cruzás las puertas del gimnasio/estudio dejás atrás todos tus problemas por un rato, y es increíble la cantidad de veces que llega una alumna triste o estresada o enojada y luego sale de la clase con una sonrisa. Para mí, ese es el mejor beneficio de todos.

¿En qué consiste una clase tuya?

Mis clases varían de acuerdo con el espacio donde las dicte pero, en términos generales, están conformadas por una entrada en calor de preparación física, el cuerpo principal de la clase donde se ven giros/trucos/secuencias/coreos y una breve vuelta a la calma con elongación. Aunque cada espacio y grupo de alumnos es diferente, mi prioridad siempre es lograr que aprendan la técnica correcta (para no ocasionar lesiones) y que entiendan que cada quien avanza a su propio ritmo. Hago siempre hincapié en los progresos que voy notando en ellos para que siempre se sientan motivados.

¿Cómo es el aspecto competitivo de la disciplina?

En pole se compite con coreografías en diferentes categorías (por lo general divididas por nivel en amateur, profesional y elite, y por estilo en sport y artístico). Yo me dedico al pole sport y hasta el momento soy amateur, pero ya estamos preparándonos para pasar a profesional.

¿Qué desafíos trae?

No te voy a mentir: el proceso competitivo, como en cualquier otra disciplina, no es nada fácil. El camino está lleno de tropezones, lesiones, dudas y miedos. Pero es un proceso hermoso, es una superación constante de esas trabas y concluye en un crecimiento personal (tanto físico como mental) increíble. Este año tuve muchas complicaciones con diversas lesiones, y varias veces me hablaron de la posibilidad de dejar de entrenar, pero para mí no es una opción. Este deporte es lo que amo, dar clases y competir es mi profesión, y ese tiempo en el escenario hace que todo valga la pena.

Chiara Lauria

Fotografía: Sebastian Petroni: @aspetroni

CONTACTO

Instagram: ivi_sanchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Julio Zamora va por la reelección

Julio Zamora fue elegido como candidato del Frente por Todos no solo porque es el dirigent…