Por: Melanie Shulman

Fotos: Sol Sarthou

 

Atravesado por el carisma, reparte sus días entre el trabajo y su familia. Se considera un apasionado de lo que hace y un fiel amante del deporte. También se describe como una persona curiosa, en constante evolución y algo tímida, razón por la que, de adolescente, arrancó con clases de actuación. Su debut en la pantalla chica fue a los 15 años, de la mano de un papel protagónico en La Nena, una comedia para toda la familia. A partir de ese momento, ¡nunca más paró! En el medio, hizo programas de televisión superpopulares con altos puntos de rating, convirtiéndose en un ídolo de muchos. Hoy, a los 40 años y siendo padre de tres hijos, este vecino incursiona en el mundo del teatro y la producción, una nueva faceta para un hombre que se reinventa.

 

¿QUIÉN ES MARIANO MARTINEZ? ¿CÓMO TE DESCRIBIRÍAS?

Soy una persona que siempre apuntó a crecer en lo que hago, tanto en el plano laboral como en el personal. Me considero curioso y en constante evolución. Siempre estoy reinventándome y buscando mejorar.

¿Y CÓMO ACTOR?

Como actor, también me considero curioso, me gusta aprender y superarme. Soy muy autoexigente y de chico no me perdonaba ningún error. Hoy en día, aprendí a disfrutar más de mi trabajo y a ser consciente de que hago lo que me apasiona. Eso es un regalo que uno tiene que aprovechar.

¿QUÉ TIPO DE PADRE SOS?

Con mis hijos me llevo muy bien, estoy mucho con ellos, participo de todas sus actividades, los incentivo a que hagan lo que les gusta y los apoyo mucho. Con cada uno me encuentro en una etapa distinta, estoy de acá para allá todo el día. Olivia tiene 9, y le encanta todo lo que tiene que ver con lo artístico. Milo tiene 6, y lo estimulo mucho para que haga deporte. Alma tiene 1 año y 10 meses; me encanta jugar con ella.

SE COMENTA QUE SOS UN FANÁTICO DEL DEPORTE.

¡Soy fan! Hago de todo. Entreno en un gimnasio por la zona, ando en bici y me gusta mucho el fútbol. Para mí, el deporte es un cable a tierra. Es un momento donde me desconecto de mis obligaciones y de la rutina diaria, y no pienso en nada. Vivir en Nordelta es un privilegio, te da la posibilidad de estar constantemente al aire libre y de hacer todo tipo de actividades.

¿CÓMO ES TU DÍA A DÍA?

Todos mis días son distintos y los reparto entre el trabajo y mi familia. A la mañana llevo a los chicos al colegio y arranco con mis actividades. Este último año estuve haciendo teatro y entonces durante el día estaba más libre; en cambio, cuando estoy grabando una novela estoy todo el día fuera de casa.

UN POQUITO DE RETROSPECCIÓN

ARRANCASTE DE MUY CHICO CON LA ACTUACIÓN. ¿CÓMO FUERON TUS COMIENZOS? ¿CÓMO TE DECIDISTE POR ELLO?

Siempre me gustó la actuación, pero en mi familia no estaba esa veta artística que me incentivara o me estimulara a hacerlo. Era como un gusto oculto que tenía. De adolescente arranqué con clases de teatro para vencer la timidez y en paralelo hacía castings. En un momento me desanimé porque no quedaba en ningún lado, hasta que llegó una oportunidad donde conseguí un papel y desde ahí, nunca más pare.

¿CUÁL FUE TU PRIMER PROGRAMA? ¿CÓMO LO VIVISTE?

Mi primer programa fue uno que se llamaba La Nena, emitido por Canal 9. Era un programa para toda la familia, que contaba la historia de una chica adolescente criada por su papa. Yo hacía de su novio. En ese momento tenía 15 años y quedé de un casting multitudinario que se transmitió por televisión en varios países de Latinoamérica. Me acuerdo que en ese momento la gente nos votaba por cartas. ¡Una locura!

¡PRIMER PAPEL Y PROTAGÓNICO! ¿QUÉ SENTISTE EN ESE MOMENTO?

Estaba feliz, no podía creerlo. Al principio era algo raro, surrealista, no caía. Era una oportunidad que estaba esperando hace muchísimo. El casting duró un mes, y seleccionaron a diez chicos que competíamos por el papel. Cuando terminó el programa, seguí con Sin Contrato y Dibu, y después me pasé a Polka.

SI NO HUBIESES SIDO ACTOR, ¿QUÉ TE HABRÍA GUSTADO SEGUIR?

Habría seguido veterinaria. Me encantan los animales y era algo que también tenía en mente. En casa tenemos dos gatos, Mila y Lolo, y una perra, Mia, que es Boyero de Berna. Son parte de la familia y los chicos los adoran.

 

SU PRESENTE

¿CUÁLES SON TUS PROYECTOS ACTUALES? ¿Y A FUTURO?

Actualmente estuve haciendo teatro, que es una faceta que me atrapó y me divierte muchísimo. Por otro lado, estoy con varios proyectos para la pantalla grande y la chica. Acabo de firmar contrato para una película que habla de las segundas oportunidades, un tema que me encanta y en donde soy protagonista junto a un tremendo elenco de actores; entre ellos, Arturo Puig y Osvaldo Santoro. Además, estoy aprendiendo a bailar tango para una serie de doce capítulos que empiezo a filmar en septiembre y, en noviembre empiezo con la grabación de una tira para Polka que se va a llamar Separadas, también con un gran elenco, que cuenta una historia muy divertida.

ADEMÁS, HACE UNOS AÑOS EMPEZASTE A PRODUCIR.

Hace diez años que mecho la actuación con la producción, que es otra rama que está buenísima. El año pasado estrenamos la obra Mentiras Inteligentes, una comedia de Broadway que la produzco y actúo.

¿QUÉ SE SIENTE Y QUÉ REPRESENTA COMO ACTOR HABER ESTADO EN LA CALLE CORRIENTES?

Fue una gran experiencia, nunca antes había estado en la calle Corrientes. Lo disfruté muchísimo y mi idea es volver a hacer otra comedia. En esta obra compartí escenario con un elenco de primera de los cuales aprendí muchísimo.

¡Y ARRANCA LA GIRA!

Ente mayo y agosto estamos de gira. Vamos a llevar la obra a distintos países de Latinoamérica y al interior del país.

¿CÓMO VIVÍS EL PASO DE LA TV AL TEATRO?

Mi paso por el teatro siempre estuvo ligado a los programas de televisión donde participaba. Así que, en este caso, el teatro de texto fue una experiencia que me encantó. A diferencia de la televisión, implica un desafío diario. Es la adrenalina pura de estar en vivo, de no poder equivocarse. Cada función es distinta, el público es diferente, se renueva todos los días. Creo que haber crecido y madurado en un montón de aspectos me sirvió para hacer teatro, porque lo disfruto un montón. Que la gente se ría es una sensación increíble.

 

CADA PAPEL ES ÚNICO Y REQUIERE UN PROCESO DE PREPARACIÓN Y ADAPTACIÓN POR PARTE DEL ACTOR. ¿QUÉ IMPLICA AQUELLO?

Durante todos estos años de carrera fui aprendiendo a tomar riesgos. Soy muy jugado y autoexigente a la hora de trabajar, siempre busco llegar a buenos resultados. De todas maneras, hay que tener en cuenta hasta dónde uno puede llegar y no tomar todo lo que se nos presenta. Aprender a decir “no” fue y es parte de mi aprendizaje constante, como así también conocerme y saber mis límites y posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Aprovechá los descuentos exclusivos con la tarjeta Soy Tigre en Don Torcuato

El Municipio de Tigre ofrece distintas opciones de descuentos con la tarjeta “Soy Tigre”. …