En 2018, un grupo de vecinos notó que faltaba un lugar para comer que tuviera una impronta “casera y cotidiana”. Inspirados en este concepto, abrieron “Obvio: carne y pasta”, un espacio que ofrece la comida típica de los argentinos.

Esteban Zenker, uno de sus propietarios, reflexiona sobre el año transcurrido y asegura que lograron cumplir su objetivo: “Hoy puedo decir que la gente siente a Obvio como parte de su casa”, asegura. Para lograr construir un ambiente familiar, sus dueños se enfocaron en crear un espacio cálido y agradable, donde la buena atención y la calidad son lo principal. Esto se traslada directamente a la carta, en la que vemos platos elaborados con productos hechos por ellos mismos: “Nosotros amasamos los panes y preparamos los postres, y tenemos el quiosco de pastas para que los clientes puedan ver el proceso de elaboración de su comida”, explica Esteban.

Guiados por el mismo faro, los dueños de Obvio volvieron a preguntarse qué faltaba y descubrieron que La Bahía también necesitaba un lugar de comida familiar a precios accesibles. Así decidieron abrir una segunda sucursal: “Justo”, cuyo nombre, como explica Esteban, refleja con claridad su objetivo: “Creamos la propuesta justa, la atinada para los vecinos de Nordelta”.

¿QUÉ DISTINGUE AL NUEVO LOCAL?

La propuesta es similar, pero la carta tiene algunas diferencias; vamos a orientarla más a la parrilla, con muchos vegetales y pescados. Además, queremos ampliar la oferta de coctelería e incluir una barra más importante. La mayor novedad es que, en un sector del restaurante, se va a abrir una heladería, donde vamos a fabricar nuestros productos a la vista. El objetivo es replicar la experiencia del restaurante y ser la próxima “heladería del barrio”.

¿CÓMO PENSARON LA ESTÉTICA DEL NUEVO ESPACIO?

Como con el primer local, estamos trabajando con el estudio de diseño Lodd, y apostamos por una estética de tipo industrial. Además, tenemos ganas de incluir más arte y contamos con los murales de un artista que se llama “Pomeloh”. En Obvio, su inspiración fue Andy Warhol y quedamos muy contentos con su obra, por lo que veremos con qué nos sorprende para el nuevo espacio.

¿QUÉ PLATOS PIDEN MÁS LOS CLIENTES?

Los más convocados son los fusilli scarparo y la entraña. Además, nos manejamos con platos del día, en los que ofrecemos siempre cosas nuevas. Para invierno, yo recomiendo el Goulash con spaetzle: es una receta familiar de mi “Oma”, que gusta mucho.

VOS VENÍS DE FAMILIA GASTRONÓMICA. ¿CUÁNTO INTERVENÍS EN LA CARTA?

Todo el contenido de la carta es el recorrido de lo que aprendí con mi papá. Trabajo en este rubro desde los 14 años. Junto al chef, diseñamos todos los platos. A mí me desvela buscar el nicho de lo cotidiano, de la comida casera. Busco los sabores originales, de dos o tres ingredientes y bien hechos; representan mi historia, la cocina popular.

¿QUÉ SE LLEVA LA PERSONA QUE VISITA OBVIO?

Una experiencia, un momento grato con sus seres queridos. Es un lugar cálido, donde se construyó un trato muy familiar con los clientes, y ese es uno de los aspectos más reconfortantes de la gastronomía: ver las relaciones que se van creando.

Chiara Lauria

Fotos: Pablo Simonetti

CONTACTO:

@obvionordelta

Del Portal 155, local 7, Nordelta.

De martes a domingo, de 12 a 00.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Julio Zamora va por la reelección

Julio Zamora fue elegido como candidato del Frente por Todos no solo porque es el dirigent…