«A&C son las iniciales de los nombres de nuestros suegros: Adelina y Carlos» -anticipa Sandra. Y explica: «Eduardo, mi marido, pensó el nombre en homenaje a ellos, que viven en Huanguelén, provincia de Buenos Aires. Allí, en un pueblo agrícola ganadero se crió Eduardo, en una familia con raíces alemanas». 

Eduardo llegó a Buenos Aires con la ilusión de aprender el oficio de fabricar autos de competición y lo logró. Fabricó autos de la categoría TC y Top Race. Hoy es reconocido por su trabajo y su experiencia le ha dado un gran conocimiento en el manejo del acero, especializándose en la práctica de soldaduras especiales, propias de la industria automotriz. Fanático de los autos de carrera, se vino a Buenos Aires de muy joven con el sueño de dedicarse a la fabricación de autos de competición. 

¿Cómo pasaste de crear autos de carrera a bancos urbanos?

Eduardo: «Después de trabajar tantos años en el rubro automovilístico, sentía la necesidad de crear algo diferente. Un día caminando por Paseo Victorica surgió la idea. Tigre me inspiró. Empecé diseñando y armando el primer modelo de banco que gustó mucho a nuestros conocidos y así, con el entusiasmo inicial del resultado del primer banco, surgieron los primeros nueve modelos. Impulsado por Sandra, decidí darle a la idea un marco comercial y empezamos a soñar con que se convertiría en un emprendimiento y que nos dedicaríamos a él. 

¿Cómo se organizaron para empezar? 

Eduardo: Juntos pensamos la marca, armamos la web, imprimimos catálogos y salimos a vender. Salir al mercado con un concepto nuevo no fue fácil, pero golpeando puertas y mostrando el proyecto logramos las primeras ventas para parques particulares y locales comerciales hasta que, finalmente, llegamos a los municipios. Ambos dejamos nuestras ocupaciones anteriores y apostamos de lleno a este desafío.

¿Qué buscaron lograr con los bancos?

Sandra: Nos propusimos crear bancos confortables, funcionales y amigables con el medioambiente (no usamos madera para la fabricación), y poniendo en valor nuestro concepto sustentable nombramos los modelos de bancos con nombres de árboles autóctonos. Más allá del diseño, buscamos que tuvieran una mayor utilidad porque, para nosotros, debían ser de alta calidad, duraderos, capaces de permanecer en la vía pública y a la intemperie sin demasiado mantenimiento. Procuramos que se adaptaran a diferentes espacios (plazas, jardines, centros comerciales, lugares abiertos o cerrados), y les damos a los clientes la posibilidad de optar por distintos colores o texturas. Creo que encontramos un nicho en el mercado y dimos respuesta a una necesidad latente en el mobiliario anterior. 

¿Cómo es el diseño y el tipo de materiales que utilizan?

Eduardo: Los diseños de los bancos son únicos. No están en otro lado y no hay en el mercado nadie que haga este tipo de bancos. Los bancos están hechos con acero de carbono (el material más reciclado del mundo); sus partes se cortan por un sistema láser de máxima precisión, calidad y terminación. Son pintados con una pintura especial (electrostática) sustentable, sin solventes y sin desperdicio de energía. Es un tipo de pintura que no se salta, es resistente al clima y a los rayos UV. El uso de este tipo de pintura junto al diseño formado con barras redondas separadas premian¡ten que no levante temperatura cuando están al sol. Por otro lado, las barras redondas brindan un confort adicional al sentarse, al mejorar la experiencia en relación con superficies planas. Con el tiempo, el uso de este tipo de materiales hace que el costo se vuelva más conveniente, ya que alcanzan una mayor vida útil que los bancos tradicionales. 

¿Cómo evolucionó A&C?

Eduardo: En 2016 empezó el proyecto y se plasmó por completo el año pasado. Crecimos muy rápido en poco tiempo. En un principio teníamos ventas de unidades a particulares y, a partir del año pasado, municipios como Tigre y San Isidro nos eligieron para sus plazas y espacios públicos. Patentamos los modelos y estamos proyectando nuevos diseños a pedido. Hoy contamos con alta tecnología y capacidad suficiente para poder fabricar volumen en menor tiempo sin resignar calidad. 

¿Cómo se complementan siendo socios del emprendimiento?

Sandra: Eduardo está dedicado al desarrollo de ideas, producción y logística. Tiene claramente un don, una cabeza muy creativa. Permanentemente está explorando nuevas formas, estilos y colores, buscando mejorar día a día la propuesta A&C. Yo estoy dedicada al área comercial y lo más administrativo del negocio. Juntos nos complementamos muy bien. 

¿Quiénes los acompañaron en el proyecto? 

Eduardo: No habríamos logrado llegar donde estamos sin el apoyo de nuestra familia y de nuestros amigos y de cada uno de los que se fueron sumando al emprendimiento y aportaron su granito de arena confiando en la idea y brindándonos apoyo. En nuestro camino de emprendedores fuimos afortunados de en ir conociendo buena gente; entre ellos, nuestros proveedores. Fue vital el apoyo de la empresa «Gottert», que entre sus servicios tienen el cortado láser de acero. Ellos apostaron por A&C y nos acompañaron en todo momento. 

¿Dónde se ven los bancos? 

Sandra: Están en distintos lugares de Tigre: sobre el Paseo Victorica, paso Lavalle, Boulevard Dardo Rocha, viaducto Rocha (inaugurado recientemente), en la estación de tren y en la Plaza Rivadavia ubicada en la calle Liniers (un lugar especial para nosotros, ya que a unos metros está ubicada la Iglesia Inmaculada Concepción, donde nos casamos). Nuestros bancos están también en las plazas de San Isidro. 

«Crecimos mucho de un año a otro, y vamos respondiendo a la demanda generando propuestas. En plena crisis, somos unos bendecidos; estamos cerrando posibilidades con otros municipios y tenemos propuestas para empezar a exportar, nuestro próximo desafío», concluye Sandra, quien junto con Eduardo tiene por delante mucho más para dar acercando a los distintos espacios y a la gente productos creativos, de calidad y gran innovación.

Redacción y fotografía: Pilar Ruiz Luque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Ya funciona en Benavídez un nuevo Hospital Municipal

Los vecinos de Tigre ya se atienden en el flamante Hospital Municipal de Diagnóstico Inmed…