Close
k

Projects

Contact

News

Let's connect

Deportes Tag

De familia súper deportista, que forjó en ella autoestima y coraje, Gabriela Díaz abrió su propia wakeschool, en donde enseña distintos deportes náuticos a grandes y chicos.

Adrenalina sobre el agua

Gabriela Díaz es Licenciada en Psicología, pero también fue fotógrafa, moza, y profesora para poder seguir haciendo lo que a ella realmente le gustaba: los deportes acuáticos. Tuvo sus altibajos y sin embargo ella siempre siguió adelante. Fue varias veces campeona de wakeboard: obtuvo campeonatos nacionales en cuatro oportunidades consecutivas, fue subcampeona mundial y tres veces campeona Sudamericana, y además es actualmente la número 7 del mundo en wakesurf. Incluso, ¡participó de competencias on-line internacionales!

Se considera “terriblemente competitiva” pero de un modo saludable, y agrega que le gusta cuando llega el momento de mostrar lo que estuvo haciendo y enfrentarse, inclusive cuando pierde, ya que perder también es parte del desafío.

Hace 23 años dirige, junto a su esposo y su hijo, la Wakeschool en donde enseñan distintas disciplinas como wakeboard, esquí náutico, wakeskate y wakesurf. Sobre su escuela, comenta: “Esto está acá, al alcance de la mano. Pareciera que estuviera en otro mundo y que es un lugar de ensueño, pero sucede acá, muy cerca nuestro”.

Adrenalina sobre el agua
¿Cómo fueron tus comienzos en el wakeboard?

Mis comienzos fueron de la mano de un deporte de alto rendimiento: el esquí náutico, mi primer amor en el agua, que practiqué en forma competitiva durante diez años. Coqueteé un poco con el wakeboard hasta que me enamoré perdidamente, y dejé el esquí náutico para dedicarme completamente a esta disciplina. Había probado otras, hice esquí sin esquíes o esquí arrodillado. Pero el wakeboard fue un deporte que vino para quedarse, parecía que no iba a ser gran cosa hasta que demostró que era más intenso.

¿Cómo empezó la wakeschool?

Para mantener mis entrenamientos en el mundo me iba a una escuela en Estados Unidos y trabajaba dando clases y ayudando en las actividades. Aprendí mucho de técnicas en el exterior; además acá mi entrenador de esquí náutico era Jorge Renosto y yo trabajaba para él mientras practicaba ese deporte. Pero todo era muy amateur, mis amigos me decían que fuera a andar con ellos y que les diera algunos tips. En ese momento estaba de novia con Gustavo, mi actual esposo y padre de mi hijo, y él fue el que me preguntó por qué no cobraba por lo que hacía. Está bueno que la gente sepa que lo que hacés también vale. Creo que tiene que ver con una trayectoria, un laburo y un conocimiento que merece ser pago.

Yo venía de ganar el subcampeonato del mundo de wakeboard. En ese momento tenía un sponsor fuerte y muchos sueños. Me fui a Estados Unidos, me senté con el gerente de una empresa de jerarquía de lanchas y le pedí una, de caradura. No me la dio, pero me ayudó con el cincuenta por ciento de una. Cuando volví armamos nuestro propio proyecto y así nació la Wakeschool, con mi esposo, que siempre fue el que vio un poco más de lo que yo veía. Hoy van 23 años, así que creo que mucho no se equivocó.

¿Qué estudia la psicología del deporte?

Es una parte de la psicología que estudia las emociones y las patologías dentro de una práctica deportiva, especialmente en una situación de competencia. Para mí es tan importante como tener un kinesiólogo o un preparador físico. La parte mental es en algunos deportes más esencial que estar preparado técnicamente, porque si uno es muy bueno, pero no se puede desenvolver bien en un campeonato porque la cabeza lo traiciona, generalmente no va a poder mantener una carrera deportiva. Hace la diferencia, porque los deportistas llegan a un nivel de perfección tan grande que solamente se pueden diferenciar dentro de lo que es su potencial mental.

Adrenalina sobre el agua
¿Cómo ayuda en la enseñanza?

El wakeboard es un deporte de alto riesgo, porque uno va en contra de los límites de sus propios trucos y a veces se necesita engañar a los temores que tendría normalmente una persona al hacer eso. Hay que lograr que se deshaga de ese miedo irracional, para que no le pese y termine golpeándose por culpa del miedo o de no haberlo intentado. Más allá de que, obviamente, siempre existe un miedo racional y lógico, que está bien tener. Para la enseñanza es fundamental la psicología del deporte, porque se trabaja mucho con aspectos cognitivos que desarrollan hábitos mentales, que después permiten que te mantengas en un foco para lograr tus objetivos.

¿En qué se diferencian las disciplinas que dictan?

Todas las disciplinas están remolcadas por una embarcación. De hecho “wave” es la ola del mar, pero “wake” es la estela artificial de la lancha. Tienen muchas diferencias técnicas. El wakeboard usa una sola tabla, se maneja por un criterio muy subjetivo de la mirada de los jueces de cada campeonato, y tiene que ver con destrezas y dificultad. El esquí náutico es reglado, y tiene tres disciplinas: slalom, figuras y salto. En cada una se maneja un equipo de esquí distinto; uno es para saltar rampas, el otro es finito y largo para hacer las boyas y el de figuras es cortito y sirve para tirar la mayor cantidad de maniobras. El wakeskate es en una tabla, pero no se tienen fijaciones a la misma, entonces se tiran todas las maniobras como si fuese un skate. El wakesurf, nacido hace poco, comienza con un manillar; la lancha forma una ola estable y uno tiene que soltar el manillar y surfear como si fuese una ola de mar.

¿Qué deportes recomendás para complementar el wake?

Todo lo que sea mantenerse en forma o con actividad es bueno. En el wake se usan músculos que no son muy normales de usar a diario en tierra, posiciones que después en el agua tenés que usar. Todo lo que sirva para mantener bien las articulaciones y tener una buena base muscular como para que cuando estés en el agua tengas fortaleza. Recomiendo deportes o actividades suaves, porque el deporte que hacemos es como una especie de sentadilla constante, un trabajo muy isométrico que trabaja con máximo rendimiento en poco tiempo. Siempre tratar de buscar el músculo de resistencia sin agotamiento.

Adrenalina sobre el agua
¿Qué esperás transmitir en cada clase a tus alumnos?

Intento transmitir un poco de lo que me apasiona del deporte, pero creo que lo que más quiero es que la persona mejore. No importa qué nivel tenga, sino que se vaya de acá un poquito mejor que como vino. Me apasiona ver que se sorprenden de lo que pueden lograr hacer. Y esa sensación de alegría que le doy al alumno es lo que más me gusta. No me interesa transmitir información ni conocimiento, me interesa ese sentimiento de felicidad que da hacer lo que yo amo y lograr mejorar un poquito cada vez.

¿Es más fácil enseñarle a niños pequeños o a adultos? ¿Por qué?

La enseñanza siempre es más fácil a niños, por dos motivos: primero, porque están más abiertos al aprendizaje, son muy esponja para todo; y segundo, porque creen en lo que vos le decís, los chicos no tienen prejuicios, ellos van a hacer lo que les decís porque confían en vos. No tienen ese miedo o esa sensación de que no puede ser así. El adulto lamentablemente procesa, y a veces nos cuesta más quitarle las mañas y el miedo, hasta que se convencen de que lo que les decimos es lo que hay que hacer pasa un tiempo. La edad aconsejable para empezar es de tres años para arriba, así el niño puede comunicarse con el instructor.

¿Qué es lo que más disfrutás del wake? ¿Qué sentís cuando estás en el agua?

Hay una parte de mí que disfruta todo. La sensación del agua en la cara, el meterme en el río, el viento que te golpea mientras estás andando, la libertad que te da estar arriba de un medio que no es la tierra. La otra parte que disfruto es el desafío. El intento de algo nuevo, el caerte mil veces y levantarte, el seguir tirando la maniobra, los logros. Y después la adrenalina, el momento previo a tirar una maniobra y que se te llene el alma de preguntas y no saber si hacerlo o no, de competir, de ponerme a prueba, de viajar para un torneo y no saber cuál va a ser el resultado. La adrenalina es una de las cosas que más extraño de la alta competencia. Si me preguntás cuál es mi lugar feliz, es adentro del agua, agarrada del manillar de la lancha en un día de sol. Es adonde voy cuando tengo que meditar o tratar de relajarme.

¿Cuál es tu playa ideal para practicar o competir?

Puede sonar un poco presuntuoso, pero el lugar que más disfruto, que más me gusta y al que siempre quiero volver es acá, al río. El río marrón, el Río San Antonio, mi isla y mi agua dulce. Después hay lugares hermosos, pero volvería siempre acá, en este “río color león”, como dicen los poetas, en el agua que no veo abajo, que puedo ponerle la boca y que no se me llene de sal y que no necesito lavar todos los equipos que uso porque el agua está salada. El Delta argentino, mi Delta, mi agua.

Emilia Chávez Fotografía por Sol Sarthou

CONTACTO: Instagram: @wakescho Facebook: Wake School Gabriela Díaz www.wakeschool.com.ar / info@wakeschool.com.ar Teléfono: 11.4414.5129 Youtube: Wake School Gabriela Diaz Dirección: Río San Antonio 87. Delta, Tigre.

#QuedateEnCasa: Tigre ofrece clases de entrenamiento deportivo vía streaming Dictadas por los profesores de los polideportivos municipales, buscan promover el ejercicio y la vida sana sin moverse del hogar, respetando el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Todos los días, las clases